Pastorcito Flores y Stalin Jiménez son dos soñadores.

Con Pastorcito nació el Centro Cultural Socioproductivo de la Universidad Territorial Deltaica “Francisco Tamayo”, y con Stalin, va trasteando sus primeros pasos.

En el afán de verlo crecer han considerado necesario volver a las raíces, a la tinta convertida en letra y a la pulpa de celulosa hecha papel.

Ese fue el motivo de su visita a nuestra sala de redacción y esa es una alborada más del sueño.

Stalin:

“Queremos nosotros promover una gran campaña de regalar un libro a la Universidad francisco Tamayo, al Centro cultural socio productivo Francisco Tamayo, nuestra intención es poder rescatar nuevamente los valores que se dan a través de la lectura de un buen libro o ver el olor fragante del poder que genera leerlo”.

“Queremos juntarnos, invitar a nuestros padres y representantes, a nuestra sociedad en su conjunto, a los profesores a que no voten los libros, que no permitan que los libros se les dañen, que no permitan que los libros este allí, solamente ubicados en un espacio sin ser utilizados, dónenlos a la Universidad Francisco Tamayo, y regálenle un libro a la promoción del amor, a la esperanza, a seguir construyendo  la sociedad que queremos”.

Pastorcito:

“Queremos promover la lectura, la iniciativa de seguir palpando la hermosura de los libros, su carácter de fuente de consulta, de herramientas para poder comprender nuestra coyuntura, de compiladores de historias, de testimonio vivo de nuestro arte y cultura derivados del placer de leer”.

Stalin:

“Cada jueves estaremos promocionando ‘regálale un libro a la Universidad Francisco Tamayo’, apóyennos”.

Loading...