Giovannys Medrano, un deltano que huyó de la coyuntura venezolana, ahora pide ayuda para superar otra crisis: salir de prisión.

Está detenido en Trinidad y Tobago. Él asegura en un vídeo no ser un delincuente ni nada que se le asimile, afirma que solamente migró, en un intento por salvar su vida de la devastadora  condición social generalizada que atraviesa el país petrolero.

Al deltano se le puede notar firme, incólume de ánimo, pero aparentemente delgado, según declaran algunos de sus compañeros tucupitenses que lo conocen.

Loading...
Compartir