Energía y Petróleo vs Alto mando militar por permisologia del combustible

Otra vez la misma historia, el componente militar pretende retomar la firma de los permisos para el otorgamiento del combustible.

De nada sirve la lista de más de 20 requisitos, que durante el último año han tenido que gestionar religiosamente los usuarios, la instrucción es otra y debe ser acatada por completo.

De nuevo se debe acudir a las instancias militares a solicitar la autorización, de no hacerlo esta negada su venta.

La norma va contra la exigencia, la Ley Orgánica de Hidrocarburos en su artículo 8 señala:

Artículo 8: Corresponde al Ministerio de Energía y Petróleo la formulación, regulación y seguimiento de las políticas y la planificación, realización y fiscalización de las actividades en materia de hidrocarburos, lo cual comprende lo relativo al desarrollo, conservación, aprovechamiento y control de dichos recursos; así como al estudio de mercados, al análisis y fijación de precios de los hidrocarburos y de sus productos. En tal sentido, el Ministerio de Energía y Petróleo es el órgano nacional competente en todo lo relacionado con la administración de los hidrocarburos y en consecuencia tiene la facultad de inspeccionar los trabajos y actividades inherentes a los mismos, así como las de fiscalizar las operaciones que causen los impuestos, tasas o contribuciones establecidos en esta Ley y revisar las contabilidades respectivas. El Ministerio de Energía y Petróleo realizará la función de planificación a que se refiere este artículo, en concordancia con el Plan Nacional de Desarrollo. A los fines del cumplimiento de estas funciones, el Ejecutivo Nacional proveerá los recursos necesarios conforme a las normas legales pertinentes. Los funcionarios y particulares prestarán a los empleados nacionales que realicen las anteriores funciones, las más amplias facilidades para el cabal desempeño de las mismas.

El artículo precedente debería servir para zanjar cualquier tipo de duda, algo que no ha ocurrido.

La medida forma parte de la monserga de que los militares son más honrados, honestos y eficientes que los civiles, y de la absurda costumbre de las nuevas administraciones, civiles y militares, de modificarlo todo, sin evaluar previamente la efectividad de las anteriores medidas, ni dar continuidad al trabajo realizado.

La absurda creencia de la preeminencia de unos sobre otros no aguanta un brisoton, en el caso del combustible ambos han sido igual de transgresores.

Hay una diferencia, sí, cuando se trata de los hombres de verde nadie se atreve a denunciarlos, so pena de sentir “el peso de la bota fuerte de la ley”.

Ojala algún día se pongan de acuerdo e instituyan una definitiva forma de funcionar, que aligere la carga burocrática y simplifique los procedimientos, mientras tanto el pueblo continuara siendo víctima de este torpe y alocado proceder.

Loading...