Un proyecto cuyo objetivo era llevar el Karate Do (camino de la mano limpia), a todos los estados de Venezuela, en el estado Delta Amacuro avanzó en gran medida, ya que tuvo un exitoso inicio con alrededor de 300 personas que practicaban la disciplina, de los cuales quedaron unas 120. Siendo este un deporte bastante rudo y exigente, se logró conseguir una excelente participación de jóvenes con bastante potencial.

El Karate Do se practicaba para –literalmente- destruir al enemigo, ya que se creó en tiempos guerra para defenderse de quienes pretendían invadir naciones, sin embargo, con el transcurrir del tiempo se fue suavizando, adquiriendo matices deportivos, contribuyendo a la forja de ciudadanos de bien, con valores, capaces de construir una mejor sociedad.

A pesar de que se ha mantenido como una de las disciplinas con mayor número de practicantes, nunca ha contado con apoyo gubernamental y es por ello que se ha paralizado durante los últimos años. Cúmana, es un defensor de este deporte y ha decidió tocar puertas para que se vuelvan a retomar las practicas del mismo, por lo que pretende llevar los entrenamientos a las instituciones educativas y que los niños y niñas aprendan que el Karate Do es un deporte que cambia vidas.

Para poderse concretar este proyecto necesita apoyo de los entes gubernamentales, es por ello que envía un mensaje a todos los que quieran aportar, a sumarse para promover cambios en la sociedad, ya que hoy en día muchos infantes necesitan que los orienten y además asegura que el deporte es el camino.

 

Loading...