Una calle salitaria en Tucupita / Tanetanae.com.

Para que un trabajador que vive en la carretera nacional de Tucupita pueda tomar un autobús, debe levantarse muy temprano en la mañana. Enrique González es uno de ellos; con el paso de los días tiene que madrugar más.

Enrique González y su familia viven en un tramo del sector Paloma, localidad que está en la carretera nacional de Tucupita. Él trabaja como “embolsador” en un comercio cuyos dueños son asiáticos, y ese local está ubicado en la calle Bolívar. Él ha visto desaparecer las unidades autobuseras.

Enrique comienza a laborar sobre las 8 de la mañana, pero para que su horario caiga “como anillo al dedo”, este debe madrugar. Se levanta a las 5 am, come algo-lo que haya- y sale por una calle de barro hacia la vía, donde esperará durante un tiempo indefinido por un  autobús. Cada día hay menos: unos averiados, y otros, estacionado en una cola para ser surtido de combustible.

“Tengo que levantarme temprano y salir para agarrar (tomar) un bus, porque en la mañana pasan los buses vacíos, aunque ahora tampoco hay bus, porque amanecen en la cola para la gasolina”.

Cada día ha tenido que levantarse más temprano, porque los transportistas aprovechan la madrugada para pasar por algunos usuarios, antes de hacer una cola a las afueras de una estación de servicio, en el centro de Tucupita.

Enrique tiene que desembolsar una cantidad entre 1.200 a 2.000 Bs, durante seis días laborables, es decir, de lunes a sábado, a excepción del domingo, porque gasta menos.

El precio del pasaje en algunos autobuses es de 300 Bs o 500 Bs.

La escasez de combustible impide que llegue temprano a su trabajo

“A veces he llegado tarde al trabajo porque los autobuses están echando gasolina, y tengo que venirme en perreras”, dice Enrique González.

Una gran parte de los autobuses del transporte público labora con gasoil, un combustible con baja demanda en la Tucupita dominada bajo la modalidad del “pico y placa”. Son los autos  que le han “salvado la vida” a Enrique González.

Él teme el día en el que, al salir a la calle a tomar el transporte, ya no pase ningún autobús. Ese día también dejaría de trabajar, al igual que los transportistas.

Loading...
Compartir