Foto: archivo.

Las elecciones del 10 de diciembre de 2017 siguen dejando estela de influencia negativa con mayor evidencia en la distribución de los combos del Clap. En Delta Amacuro se sigue reportando  grandes retrasos.

La parroquia Juan Millán ha sido una de las últimas que ha hecho pública la supuesta larga espera que va desde noviembre de 2017 hasta la primera semana del 2018.

En esta misma semana, gran parte de las comunidades de la mencionada zona en Tucupita, tampoco habían recibido la venta de los “sugeridos”.

Según la data del CNE, en la parroquia Leonardo Ruiz Pineda viven al menos 10.000 votantes, lo que significa que la población afectada es superior; en la parroquia Juan Millán, hay más de 7.400 electores registrados.

La suma supera las 17.000 personas entre ambas parroquias, y a esto se le puede adicionar las comunidades del municipio Antonio Díaz, y Pedernales que han resultado  afectados con la interrupción total de la venta de los combos desde noviembre 2017 hasta enero de 2018.

Lo que sí ocurrió fue la repartición de combos a los electores, pero no constituye la venta, y menos el cumplimiento de un cronograma de distribución de alimentos del Clap, sino un negocio electoral.

Loading...
Compartir