Un procedimiento llevado a cabo por la Subdelegación del CICPC de Tucupita el pasado 20 de enero, y que fuera publicado por tanetanae.com, ya tiene una nueva versión: familiares de los detenidos aseguran que el referido organismo policial, habría “sembrado” un delito que no fue cometido.

A continuación lo publicado el día 20 de enero de 2016 en tanetanae.com:

“La Subdelegación del Cicpc Tucupita, capturó a mini banda dedicada al robo de teléfonos y otros objetos de valor.

Ramos Flores Manuel, de 46 años de edad,  fue una de las víctimas de estos antisociales cuando, al promediar la tarde de este miércoles, tres  individuos se le acercaron y bajo amenaza con arma de fuego, lo despojaron de sus pertenencias. El hecho habría ocurrido en las adyacencias del centro de Tucupita.

Una comisión del eje de investigaciones del Cicpc logró avistar en la Av. Perimetral, a tres individuos de forma sospechosa, a quienes se les ordenó detenerse. Al momento de ser inspeccionados, a una fémina identificada como C. Z. de 20 años, se le incautó un teléfono celular marca Orinoquia modelo AUYANTEPUI, que dio como resultado estar solicitado por robo, mientras tanto, los dos sujetos, R. M. Perales de 20 años y A. José Z. de 21 años, se les decomisó un arma de fuego tipo revolver y un arma de fabricación rudimentaria conocido como chopo.”

Tras lo publicado en el portal web de noticias de Delta Amacuro, familiares de los privados de libertad se vieron en la obligación de presentar su propia versión. La señora, Avilia Perales, madre de uno de los detenidos reveló que, tres efectivos del CICPC  se presentaron en su residencia ubicada en el sector Monte Calvario de Tucupita y, sin alguna orden de revisión, entraron a la casa y le exigieron a la dama de nombre Angi, presentar los papeles de un teléfono celular que poseía; al no contar a la mano con el requisito, la fémina fue trasladada hasta la comisaría del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas de Tucupita.

Desde esa instancia habrían solicitado la presencia del concubino de la deltana, Angi, donde sorpresivamente, relata su progenitora, ambos fueron esposados sin conocer el motivo.

Tras el hecho suscitado, el hermano del joven R. M Perales de 20 años de edad, reveló que uno de los efectivos del CICPC le habría pedido la cantidad de 100.000 Bs “para dejar las cosas así”, propuesta que fue rotundamente rechazada por los familiares por no contar con los recursos y considerar la práctica como anti-ética.

“No es como ellos lo pusieron en la prensa, uno de los PTJ me llamaba aparte pidiéndome 100.000 bolívares para saltar a mi hermano y a la mujer, para dejar las cosas así, y por uno no tener esa plata, ellos pusieron toda esa broma así”

Por su parte, el padre de Perales, rechazó la detención de su hijo por un hecho que supuestamente no cometió, y por esa razón, instó al actual director del CICPC Delta Amacuro, Comisario, Francisco Hércules, pronunciarse al respecto y aclarar lo sucedido.

De momento, el ciudadano R.M Perales, se encuentra en el Centro de Resguardo Guasina donde espera ser juzgado bajo el expediente YP01-2016-000581.

 

 

Loading...
Compartir