Escuela de Karate “Higaonna” se trajo 33 medallas y Fundacomunal le paga con el desalojo

Este martes los niños y adolescentes de la escuela de Karate Do “Higaonna”, que funciona desde hace 6 años en las instalaciones del parque José Pérez Colmenares, se encontraron de nuevo con las puertas de su Dojo cerradas.

En una insólita acción indigna de revolucionarios, dejaron de nuevo los candados puestos. Sin aviso ni concierto.

Es del conocimiento público, que el sabotaje aconteció dos días después de que la delegación viniera cargada con un lote de medallas de oro, plata y bronce, del torneo regional celebrado en Puerto Ordaz.

El parque José Pérez Colmenares es un espacio de entretenimiento y prácticas deportivas, no una instalación para dependencias gubernamentales, le basta con sus propias oficinas administrativas.

Es más fácil descolocar y echar a la calle a una escuela de Karate Do deportivo, exitosa, rigurosa y disciplinada, acabando con la ilusión de decenas de padres y niños, que ir a Caracas a exigir los recursos para cancelar los alquileres vencidos en la edificación ubicada al frente de la UEB Aníbal Rojas Pérez, o encontrar otro lugar.

Lo peor es que los disgustos de los familiares van dirigidos a la directora de Fundacomunal, cuando otras personas que la rodean y la instan a resistir, en función de sus cargos dentro del gobierno bien podrían generar una solución más satisfactoria al problema.

El Karate Do es un arte marcial, cuya finalidad es meramente defensiva, por eso tanta pasividad ante lo que viene sucediendo. No es justo que se aprovechen de ello.

Loading...