Imagen de referencia | Foto: archivo.

Al finalizar la primera semana del nuevo año escolar 2018-2019, las escuelas inundadas no tienen fecha de inicio, mientras que las convertidas en refugio, exhiben el mismo panorama. Pero también hay instituciones educativas donde no iniciarán porque su personal asignado jamás ha ido, por lo que se han convertido en el centro de una grave sospecha para los padres y representantes.

Las llamadas escuelas “creaciones” no gozan de buena imagen por haber sido la base para justificar presuntas anormalidades en torno al alimento escolar  y abultamiento de nómina.

Tal es el caso de varios planteles educativos ubicados en las zonas fluviales del municipio Tucupita, donde varios vecinos revelan que los estudiantes han perdido el año escolar, y corren el riesgo de que vuelva a ocurrir esta vez.

En la escuela de El Garcero, el personal que cubre a medias las cargas horarias son personas que viven en la misma localidad, mientras que el resto, sigue ausente. Ellos son “criollos” que viven en el centro de Tucupita, en zonas como Hacienda del Medio y Pinto Salinas.

Algunas escuelas del municipio Pedernales también estarían bajo la modalidad de “creaciones”, las cuales fueron habilitadas para cubrir la demanda puntual de una población que no contaba con cupos, al menos es lo que argumentan algunos directivos de la Zona Educativa, sin embargo, tal población no existe, tal como lo dan a conocer los indígenas waraos.

Estas escuelas son el epicentro de serias denuncias ya abordadas por el Prof. Zoilo Sarabia, un docente que le ha hecho seguimiento a las anormalidades en torno a lo que  ocurre puertas adentro del sistema educativo, en algunas intervenciones radiales. Él hace referencia a la presunta corrupción ligada a la distribución de alimento escolar.

Aun cuando no se conoce detalles, la misma gobernadora del estado Delta Amacuro, Lizeta Hernández, ha hecho notar que está en pleno conocimiento de lo que ocurre.  Recientemente advirtió a quienes pudieran estar inmersos en tipo de acciones a abandonarlas, por cuanto podía “caerle la ley”.

Loading...
Compartir