Elvis Jiménez

La nueva política de distribución de alimentos implementado por el ejecutivo nacional a través de los Comités Locales de Alimentación Popular (Clap), ha surtido un efecto inmediato en las desesperación de la gente en los últimos días, sin embargo no ha sido suficiente para parar la preocupación de los usuarios y familias que cada día deben lidiar con todo por una bolsa de comida.

La gran debilidad ha estado en los periodos de distribución de alimentos y los contenidos de los combos. La entrega se hace de forma irregular y las familias viven un eterno desasosiego.

Según Elvis Jiménez, habitante de la comunidad “Nuestra Señora de Coromoto”, la población tiene más de un mes sin recibir combos de comidas, y los mismos vecinos han planteado acciones de calle, pero han decido esperar un poco más.

“Tenemos más de un mes sin recibir comida y los vecinos ya han querido tomar la calle, cerrar las vías, pero lo hemos detenido, hemos conversado con el consejo comunal y están gestionando”, aseguró el dirigente comunal.

Además acotó que ha mermado la capacidad alimenticia de los habitantes de “Nuestra Señora de Coromoto”, afirmó que en el pasado se comían las tres comidas y se han visto obligados a comer una o dos veces.

Han exigido a las autoridades a priorizar la comunidad al considerar que han pasado mucho tiempo sin recibir los combos y el hambre cada vez es mayor.

Loading...