Las llamadas telefónicas a supuestos beneficiarios de vehículos bajo la modalidad de sorteos realizados por el gobierno ante notarios públicos y en oficinas del estado, llegó a Tucupita.

Con el argumento de que una persona fue favorecida entre millones por un sistema de escogencia al azar nunca aclarado, se le envían un conjunto de documentos menbretados a través de un correo electrónico previamente suministrado por él o la afortunada, instándolos a pagar el 0,5 del precio del vehículo en gastos de papelería.

Si  la victima deposita se le fija una fecha para la entrega del carro, que nunca se concreta.

Las llamadas son efectuadas a teléfonos residenciales Cantv, afirmando que son suministrados por la compañía telefónica nacional.

Son miles las personas estafadas a lo largo y a ancho del país en varios estados, incluyendo algunos deltanos.

Una vez que la persona deposita desaparece el rastro del supuesto funcionario a cargo de la operación y pierde toda oportunidad de recuperar su dinero.

El GAES invita a formular la denuncia en las oficinas de Parque Central para hacer frente a este flagelo, que ha supuesto la pérdida de centenares de millones a humildes venezolanos.

Loading...