Eterna inundación

Es así como se refieren al efecto que deja la lluvia en la calle Amacuro, en el centro de Tucupita. Siempre ocurre y los afectados saben que la solución no apunta  estar en un futuro cercano.

De acuerdo con lo que explican algunos ingenieros, esta zona era un caño antes de ser poblada por personas. La naturaleza reclama su espacio, no obstante, aclaran que no se planificó adecuadamente. “Se pudo haber evitado”, dijo uno de estos profesionales.

No obstante, a veces los tubos de drenajes también están tapados, por lo que requieren del trabajo municipal con un camión vactor, del que Tucupita no dispone. Ambas situaciones hacen del problema, una eterna inundación.

Algunos residentes de esa calle manifiestan  que es un peligro para las personas, ya que, por el lugar que se inunda, se encuentran varios huecos, alcantarillas sin tapas, además de las aguas servidas que penetran las casas.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta