Una grata sorpresa nos llevamos al encontrarnos en horas de la mañana de este domingo en la calle Petión de Tucupita, con la figura nacional e internacional de la lucha olímpica Evelio “Kalimán” Suárez.

“No estaba muerto ni estaba de parranda como se dijo en el Delta, hace tres años que vivo en El Callao, donde se han portado muy bien conmigo y me apoyan para el desarrollo de mi deporte”, manifestó.

“En El Callao prácticamente no se hace deporte, así que soy pionero en la siembra de la disciplina”, añadió.

Preguntándole por los peligros que podría correr en una zona denominada “caliente” nos dijo “me respetan, me dicen ‘viejo cuídate’, ‘Don, mosca por ahí’, en esa población se puede vivir tranquilo, si trabajas y no te metes con nadie no hay problema, lo que si te puedo asegurar es que allí nadie roba, puedes ir con un fajo de billetes por la calle y nadie te toca, lo ajeno se respeta”.

“Al alcalde, que no es deportista, le sorprendió mi currículo y desde entonces estoy desarrollando un proyecto para la masificación del deporte con énfasis en la lucha”, señaló.

Con relación a su futuro expresó “una vez que termine con lo que tengo previsto hacer en El Callao, puede que vaya a Trinidad y Tobago, donde no se practica la lucha olímpica, para desarrollarla e internacionalizar el talento deltano, si logro lo que tengo en mente puede que me lleve a algunos luchadores de aquí para que me ayuden”.

“Por lo pronto no me puedo ir, a pesar de que tengo poco tiempo en El Callao, en reconocimiento a mis méritos me van a entregar una vivienda y eso se agradece”, finalizó.

 

Loading...