Miniterminal de Tucupita | Foto | Tanetanae.com.

La hiperinflación por la que atraviesa el país petrolero sin medidas económicas efectivas que la frenen, está  afectando a los sectores productivos de Venezuela, así, el transporte público de la nación paga las consecuencias al no poder adquirir los repuestos a precios accesibles.

En el Delta hay menos autobuses y carros “por puestos” prestando el servicio. Consultados por la deprimida condición del sector en cuestión, algunos choferes alegan no poder costear los repuestos con la cantidad de dinero que exigen a los pasajeros.

Por otra parte, los usuarios sustentan los reclamos de tener que pagar un coste más elevado, con el hecho de que no todos los días los propietarios de estos autos compran repuestos, sin embargo, diariamente sí copan sus unidades de personas, por lo que tendrían ingresos variables.

Solo un litro de lubricante para carros ronda la cantidad de unos 1.300 soberanos, una sustancia que debe ser sustituida dependiendo del consumo del motor. Algunos aguardan hasta por un mes.

Mientras usuarios y transportistas debaten el querer tener  la razón al reclamar,  hay una responsabilidad de quienes ostentan la administración económica de Venezuela, pero que hasta ahora no han acertado políticas en torno a la coyuntura generalizada.

Transdelta, la empresa de transporte del gobierno regional, tampoco ha visto luz al final del túnel en medio de la crisis económica. Una gran flota de sus autobuses Yutong reposan en su estacionamiento  de la plaza Bolívar, en Tucupita, por falta de partes y piezas.

Solo algunos autos de esta organización oficial prestan el servicio a medias.

Mientras el sector transporte muestra este panorama, hay una cuestionada, pero usada alternativa de traslado: las denominadas “perreras”, camiones no habilitados para transportar personas, pero que peligrosamente apunta a normalizarse en Delta Amacuro.

“Ahorita en la mañana pasé una hora esperando transporte para venir al centro, los que pasaban iban con demasiadas personas y al final me tuve que venir caminando” expresó una de las personas abordadas a propósito del tema en cuestión.

Las pocas unidades vehiculares que están en funcionamiento presentan problemas con los cauchos y en algunas ocasiones se apagan a medio camino, obligando a los usuarios a tener que caminar,

El precio del pasaje actualmente vale  5 Bs.S, y los fines de semana en 10 Bs.S, para el caso de las rutas cortas en Delta Amacuro.

Loading...
Compartir