Falleció cristianamente Doña María Joaquina Rábago de Amaya en Tucupita

La conyugue por más de 60 años del Dr. Hernando Amaya (+), cuyo nombre intitula el Centro de Atención de Alta Tecnología, mejor conocido como CAT, del complejo hospitalario Dr. Luis Razetti de Tucupita, ha dejado de existir.

Oriunda de España, Doña María Joaquina Rábago de Amaya, consagró su existencia a fundar una familia de bases firmes en su patria de adopción: Venezuela.

De su segundo nombre, Joaquina, se desprende el sobrenombre que habría de acompañarla toda la vida: “Quina”, y con el cual la conocieron propios y extraños.

Madre de Ana Rosa y Patricia, destacadas profesionales deltanas, pilar fundamental del hogar, soporte profesional del bondadoso Dr. Hernando, y mujer de virtudes encomiables, acudió este 2 de enero a su cita con el Señor.

Retirada de la vida pública por afecciones de salud, se fue placida e inadvertidamente, reflejo de una vida proba y cabal, sin maculas ni tachaduras.

“Quina” acudió con ventura a la Paz infinita, en busca de su amado Hernando, para brindarle el apoyo de siempre.

Oportunamente se avisará la hora y fecha del sepelio.

 

Compartir contenido