Arreglo de cortesía.

Ismael Rivero fue el estudiante más entregado de Fe y Alegría. Sus condiciones especiales no impidieron sus ganas de estudiar. Quien escribe esta nota, tuvo la oportunidad de ofrecerle orientaciones en al menos dos asignaturas.

Con sus muletas andaderas, visitaba cada sábado los salones de clases de Fe y Alegría. Sus excompañeros de orientaciones, así como todos los docentes que tuvieron la gran oportunidad de conocer un ser humano ejemplar, se sienten devastados por la triste noticia.

Hasta sus familiares, les acompañamos en sus pensamientos y desde la distancia enviamos fuerzas en tan doloroso momento.

Ismael, fuiste y serás ejemplo de perseverancia, de entrega. Has enseñado que tener una condición especial no es motivo para quejarnos, para abandonar estudios, ni dejar de vivir. Descansa, campeón.

Loading...
Compartir