Una canoa está en la orilla del caño Manamo / Tanetanae.com.

Una familia de indígenas waraos embarcó un refrigerador en su pequeña canoa y han logrado llevarlo a remo desde la selva, hasta Tucupita. Una vez en la ciudad, lo vendieron para poder alimentarse y llevar provisiones de regreso.

Ninguno de los miembros cobra sueldo alguno, por lo que tuvieron que vender uno de sus electrodomésticos en Tucupita, pero les ha costado dos días de remo desde su comunidad, hasta Tucupita.

Ellos han rogado no ser atacados en el río. Para eso han organizado una estrategia que no compartieron por razones obvias.

Un refrigerador pequeño de cuatro años de uso  fue vendido  en 120 dólares. Un monto que les dio para comprar comida.

“Tuve que vender mi refrigerador para comprar comida para llevar a los caños”, dijo el propietario del equipo.

Aunque varias comunidades del Bajo Delta están produciendo su propia comida, ellos carecen de proteínas, por lo que emprenden un peligroso viaje para obtener rubros varios y medicamentos.

Loading...
Compartir