Sergio Isaías y Bernabé González, fueron asesinados a machetazos en un caño, cuando el pasado 21 de mayo iban en una canoa y a remo, hasta la comunidad de Buenaventura, Tucupita.

De acuerdo con la versión de familiares de los fallecidos, cuando los hermanos iban por un caño, fueron interceptados por seis hombres, quienes iban en varias curiaras. Desde estas embarcaciones accionaron armas de fuego, lo que obligó a los hermanos a lanzarse pronto al río.

Una vez en el agua, estas dos personas fueron atacadas a machetazos. Ambos murieron producto de las heridas. Los atacantes lograron robar parte de las pertenencias de los asesinados.

La familia de Sergio y Bernabé afirma ahora que una manipulación de la versión que estos manejan, está siendo gestada por medios radiales «amigos» de la otra familia, así como de funcionarios del Cicpc. Los allegados de los fallecidos aseguran que esta tergiversación mediática obedece a un justificativo para dejar en libertad a los supuestos homicidas, como de hecho, ya están libres.

Mediáticamente se estaría afirmando que los asesinados eran personas que delinquían, una especie que los familiares niegan.

Ambos hermanos habían viajado hasta Tucupita el 20 de mayo, a vender cocos. A su regreso- el 21-  fueron asesinados a machetazos. Oficialmente también alegarían que los jóvenes habrían tenido escopetas en la curiara, un elemento más que la familia de luto afirma es para justificar la muerte de Sergio y Bernabé.

«Los asesinos son gente que se han organizado en esa zona para robar, para tener bajo azote a todos, y los organismos de seguridad no dicen ni hacen nada, cuando sea un grupo más grande, ya será incontrolable, allí se las dejo», dijo uno de los familiares.

Loading...
Compartir