Familiares y víctimas del incidente en Piar reconocen apoyo de Yelitza Santaella

El Gobierno Bolivariano garantizó gratuitamente; insumos, tratamiento y curas a todos los heridos del siniestro en el Caño Los Becerros.  «No faltaron los medicamentos ni las curas», afirmaron.

Ana Rodríguez Mayorga / Prensa Gobernación Monagas

Isabel Candurín, hija de una de las 46 personas que sufrieron quemaduras en el incidente ocurrido el pasado 28 de diciembre de 2020 en el municipio Piar, reconoció que la gobernadora Yelitza Santaella asumió y respondió en todos los aspectos por cada una de las víctimas involucradas en el siniestro.

Y es que el padre de Isabel, José Candurín, fue uno de los 32 pacientes que ingresaron en el Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar (HUMNT), (en un inicio 26 heridos y luego, seis más), y que hoy forma parte de las 16 personas dadas de alta médica y se encuentra en la comodidad de su casa, continuando con el proceso absoluto de recuperación.

“Lo primero de debo decir es que gracias a Dios mi papá está vivo, también que durante todo el tiempo que él permaneció en el hospital de Maturín, los medicamentos estuvieron al día y las enfermeras le colocaban el tratamiento cuando le tocaba, y su comida la tenía a tiempo, siempre a tiempo. Gracias a la gobernadora Yelitza que ha respondido por todos los quemados, algunos lamentablemente fallecieron, pero muchos, entre ellos mi padre y primos, están vivos”, dijo.

Entre tanto el señor José Candurín indicó que, aunque jamás esperó que esa explosión pudiese suceder, apenas llegó al HUMNT, lo atendieron médicos y enfermeras y así fue hasta que le dieron de alta el pasado 12 de enero.

“Ingresé con quemaduras en las manos, piernas, y otras heridas las tenía de manera salteadas, y aunque son muchas las cosas que había escuchado de la atención en el hospital, allí recibí todas las curas y tratamientos que hoy, gracias a Dios, me permiten estar en mi casa”, precisó.

Jefry Acuña, un joven de 23 años, quien al momento de su ingreso al Núñez Tovar presentó quemaduras de segundo grado en la región de flexión posterior, cara y manos, que abarcaron un 60 por ciento de superficie corporal, no pudo contener sus lágrimas al afirmar que las curas fueron muy duras, pero necesarias.

“Fuimos atendidos con todo, doy gracias a Dios por eso, por preservarme la vida. También gracias a los médicos, enfermeras, a la gobernadora y al alcalde “Micky” Fuentes, de corazón mil gracias, ellos me ayudaron bastante y es por eso que ahora estoy bien”, puntualizó.

No solo los pacientes que ingresaron al principal nosocomio de Monagas por este accidente recibieron los insumos y cuidados por parte del Gobierno Bolivariano, lo mismo ocurrió con los que quedaron recluidos en el ambulatorio de Aragua de Maturín en el municipio Piar. Muestras de ello las ofreció Andri Hernández, quien presentó quemaduras en rostro, brazos y manos.

“Fui trasladado a Aragua de Maturín y allí me proporcionaron todos los medicamentos gratis y a tiempo”, resaltó.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta