Con la potencia mermada y el ánimo intacto, Fe y Alegría volvió al aire.

Tan solo en el último mes, tres emisoras de la red nacional de radios Fe y Alegría: Puerto Ordaz, Barquisimeto y Tucupita, fueron víctimas del hampa.

Este jueves fueron desmanteladas dos estaciones independientes en Apure: Frontera 91.9 FM y Periquera 101.7 FM, se quedaron literalmente sin nada, impedidas durante largo tiempo de regresar.

Se trata de una serie de hurtos que se vienen suscitando en estaciones de radio a nivel nacional.

En el caso que nos atañe, el de Fe y Alegría Delta, fueron ocho largos días de ausencia en los que emitir nuevamente programación parecía estar muy lejos y a la vez muy cerca. Al final estuvo más cerca de lo que se pensaba y la señal regresó.

Reparar una radio es una odisea, los repuestos no se consiguen y su costo es sumamente elevado, lo que hace que se las arregle a medias y se deterioren cada vez más.

La 92.1 FM atraviesa nuevamente con sus ondas hertzianas el límpido cielo de Tucupita; con una potencia 50 veces inferior a la que un día tuvo, se prepara para renacer y emprender vuelo hacia las alturas de una década atrás.

Como todo aquello que en este país, por fuerza de circunstancias tiene un nuevo comienzo.

Loading...