Cherry Pai en una de sus presentaciones

Tomado de You Tube: “En la década de los noventa surge esta banda juvenil de Rock Latino en Tucupita, inquietos y talentosos en este estilo musical.

Este grupo se mantiene en la palestra, sonando, sin tener nada que envidiar a las demás bandas del genero.

Tucupita tiene talento para exportar y este grupo, en su mayoría jóvenes, son evidencia palpable de que la música no tiene fronteras

Entre sus integrantes están Joan Madrid, voz líder; Daniel Brito, bajista; Luis Herrera, teclados; Franklin Soto, baterista; y en la guitarra el “Burro” González.

Por Oscar Cedeño.”

Cherry Pai fue un intento bastante serio, a pesar de la jocosidad, frescura y juventud de sus integrantes, de incursionar con éxito en la historia contemporánea de la música pop.

Tuvo todo lo que posee una agrupación de culto: una legión de fieles seguidores, su recinto sagrado –Laredo Grill-, el sonido emblemático que distingue a toda agrupación musical imperecedera, muy parecido en su caso al del legendario “Maná”, la cobertura constante de los pocos medios de comunicación que existían por aquel entonces en Tucupita, y centenares de presentaciones, que equivalen poco menos que a una gira musical.

Le faltó quizá una pizca de suerte, que los impulsara a las grandes ligas de la escena musical y, sin lugar a dudas, el internet, ¿Qué habría sido de Cherry Pai con las redes sociales activas, en especial el Google y el You Tube? ¿Quién sabe?

Luego vino la familia, sin ser “viejos” cada quien constituyó su núcleo familiar, los embargaron las ineludibles urgencias del día a día, y el sueño fue arropado por el lastre de los años, que terminó por anclarlo.

Lamentablemente quedan muy pocos vestigios de aquella historia, ni siquiera en la “nube” podemos pescar alguno de sus temas, con decir que ni siquiera un graffiti maltrecho rememora su presencia.

En tiempos de reencuentros nos haría mucho bien escucharlos, con patas de gallo, panza y los bebes a cuestas, disfrutaríamos de uno de sus afiebrados conciertos, y lo más importante, quedaría un registro para preservar la leyenda de una agrupación, la primera en su estilo en el Delta, que se niega a morir en nuestros corazones.

Loading...