Carmen Contreras / Tanetanae.com.

Un joven fue abordado el sábado (12.10.19) al anochecer por funcionarios de la policía del estado Delta Amacuro en la calle Bolívar. El presunto agredido se dedica  a la reventa de comida, así es como ha sobrevivido a la crisis. Ese día, ya había completado su jornada cuando fue secuestrado, robado y golpeado, según denuncia la señora Carmen Contreras, madre del chico agraviado.

Lo que supuso iba a ser una requisa de rutina, al que el joven accedió sin problemas, terminó con golpes, robo y hasta un secuestro, cuenta Contreras.

Él abordó la patrulla de la policía de Delta Amacuro y pronto recibió todo tipo de amenazas, mientras fue arrebatado de 100 dólares, un teléfono celular y sus documentos. Esa noche le advirtieron  que lo llevarían al retén de Guasina, pero finalmente lo llevaron a una comunidad de la carretera nacional de Tucupita de nombre, Las Guayabitas, donde, de acuerdo con la versión de la mamá, fue golpeado salvajemente; a tal punto, que le fracturaron  parte de la cabeza.

“Una vez en Las Guayabitas, allí lo llevaron a unos montarascales (maleza intrincada), donde, como pudo se soltó y escapó de los policías, atrás sonó un arma”, reveló la señora Carmen Contreras.

Esa noche el muchacho fue rescatado ensangrentado por unos familiares y puesto bajo protección.

El lunes (14.10.19) la mamá fue a contar lo sucedido ante el segundo comandante de la policía de Delta Amacuro, quien no habría ofrecido una respuesta oportuna.

“El segundo comandante no me dio una respuesta oportuna, él me dio una respuesta que me hizo desconfiar más de Polidelta, yo no quiero los cien dólares ni el teléfono, solo me preocupa los documentos de mi hijo, porque yo no sé qué puedan hacer con eso”.

Carmen Contreras está de acuerdo con los abordajes policiales, siempre y cuando cumplan con la legalidad  establecida para este tipo de situaciones.

“Puedo decir con la frente en alto que mi hijo no tiene prontuario y tampoco apoyaría sus faltas si fuera el caso, pero por qué no lo revisaron en Siipol (Sistema de Información Policial)”.

La señora Carmen Contreras lamenta atravesar por segunda ocasión este tipo de trabas con Polidelta. Dijo que su hijo teme por su vida luego de lo que le pasó. Está traumado. Pero la mamá, esa que escuchó y vio a su hijo herido, bajo pánico, asegura no tener miedo.

“Vivo en La Perimetral calle 6 casa número 19. Yo no voy a tener miedo, ya está bueno, ya es hora de que hagan bien sus  trabajos”, finalizó.

Loading...
Compartir