En pleno centro de la ciudad hay un caldo de cultivo de malhechores a la vista, un espacio que reúne todas las condiciones: abandonado, descuidado, oscuro, solitario, decadente.

No solo basta con cercar los terrenos baldíos, también hay que reparar en los que están abandonados, y la futura ique sede del Provincial es uno de los más notorios.

Pobre de la Melania que tiene un vecino tan infectado cerca, desde allí pueden hasta mudarla si quieren. Y pobres de los otros vecinos, que han padecido el terror de escuchar pisadas de delincuentes que huyen sobre sus techos.

La gran pregunta es: ¿acaso no hay un concejal bien embraguetado o un Alcalde con disposición que le reclame a los propietarios del inmueble mayor responsabilidad? Si no la quieren hasta donarla podrían, bien cabria una extensión de la Melania en el lugar.

La futura sede del Banco Provincial se convirtió en una fea promesa, los deltanos soñaban con otro representante de la banca privada de igual o mayor magnitud que Banesco, y se han conseguido con una cueva de malvivientes.

Bonito cambio.

Loading...
Compartir