Gabú

Aquiles J. Amares P.

Felicito al Mr. Venezuela 1970 Víctor Dicurú, familiares y amigos, en el medio siglo de significativo evento deportivo y social (https://tanetanae.com/hace-medio-siglo-delta-amacuro-obtuvo-su-unico-mister-venezuela-meinformocontanetanae/). De esa época recuerdo también al vecino  Agustín Urrieta, fisicoculturista e instructor -amigo de los Gabú -,  quien poseía su propio gimnasio en calle Petión, a escasas tres casas de mi residencia familiar de la época. La cuadra Petión, entre las calles El cementerio y Amacuro, donde existió la juguetería y quincallería “Los Precios Hablan” de familia de origen polaco, los reyes del transporte “los caliche” (familia Rincones Campos), la quincallería del negro Mendoza (trinitario), donde se conseguía de todo, hasta suplementos; Kalimán, Roy Roger, Santos el enmascarado de plata, Blue Demon, Memín, Risas y lágrimas, y un largo etcétera de publicaciones que nos permitieron y obligaron a apurar y consolidar la lectura. La posiclería de Clemente Rodríguez  en asocio con su tío Simón Rodríguez, padre de los “pura pinta”. Las cagaleras y arepas de maíz pilao de María Carrión. La panadería y Rock ola de Marcos Urbáez; virtuoso de la mandolina.

En la Tucupita descrita, los hermanos Dicurú, «Gabú» y amigos émulos de Charles Atlas, conformaron los protagonistas de una época dorada del fisicoculturismo en el Delta que es bueno que las nuevas generaciones conozcan. Me permito recordar también a quien incursionó en ésta disciplina, el vecino de calle Amacuro y colega Ingeniero Agrónomo Euclides Cedeño,  «Chica» (diminutivo de su recordada madre). Esta camada de atletas en los carnavales de la época organizó una carroza con gladiadores y reinas con carros de combate tirados por corceles y vestimentas propias a la usanza del imperio romano. También fue la época dorada del negro Sucre, el Steel Band, sus animadas y coloridas comparsas de grata recordación. El cambulé. Época de los diablos danzantes y los terroríficos «bandera negra». Ratifico mis felicitaciones a Víctor y los Gabú  en grata rememoración histórica del pueblo tucupitense; deltano, mí querido pueblo y su gente.

Ojidu

Tucupita, 23 abril 2.020 (D.C.); año cero del ataque biológico artero a la humanidad.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta