Foto de archivo web/laverdaddemonagas.com

El contrabando de gasolina ya no representa una amenaza  para los indígenas warao que hasta hace algunos meses, se trataba de un acto repudiable para el activista y médico, Jesús Jiménez.

La práctica ilegal como modo de sobrevivencia para los indígenas, ha sido justificada este martes por el ex candidato a la Asamblea Nacional, Jesús Jiménez. El galeno explica que la coyuntura económica por la que atraviesa el país, está creando un nuevo efecto social en los waraos que miran el combustible como  una salida a la hambruna.

Explica el galeno, que ha seguido de cerca la situación del contrabando en los caños del Delta, que la realidad decadente de los aborígenes ha dado un giro repentino hacia lo positivo por la reventa de gasolina en varios destinos del Delta. Aunque aclaró que la necesidad de ejercer la  extracción ilegal del carburante constituye un delito penado en Venezuela, justificó que se trata de “un mal necesario”.

“Los waraos están sobreviviendo gracias a la reventa de gasolina, la situación de Venezuela es tal, que con lo que ganan compran comida y piezas de los motores fuera de borda, productos que están muy caros”.

Jiménez recordó que el municipio Antonio Díaz, es la región más pobre de toda Venezuela según el Instituto Nacional de Estadísticas y por ende,  es la zona más golpeada por la eventualidad económica; situación esta que ha obligado a los originarios practicar medidas fuera de legalidad y ética.

Loading...
Compartir