Evelis Rodríguez.

Evelis Rodríguez, es una deltana de 58 años de edad que desde hace 30 años se dedica a la repostería en el municipio Tucupita. Es un ejemplo a seguir porque, es de las personas emprendedoras que no espera nada de algún organismo gubernamental para trabajar y obtener lo que por esfuerzo logra.

Rodríguez fue trabajadora en la escuela de artes y oficios “Melania de Brito” en Tucupita, durante 20 años. Allí impartió clases de manualidades y repostería. Sin embargo, llegado su tiempo jubilación, se ha dedicado personalmente a lo que le gustó hacer toda su vida: tortas, bofló, besitos de coco, galletas y otros dulces; es así como ha sorteado la coyuntura económica de Venezuela.

“El que quiere trabajar, trabaja. Mírame, yo soy discapacitada, tengo discapacidad esquelética”, dijo la deltana, quien  ayuda a sus nietos que apenas son unos menores.

Diariamente obtiene entre 12 a 15 mil bolívares soberanos, ingresos que invierte en la materia prima y comida para su casa, donde vive junto a dos hijos y tres nietos.

“Yo tengo dos hijos, uno es docente y otro obrero, todos trabajamos y llevamos la comida a la casa gracias  a Dios”.

Evelis Rodríguez vive en calle La Paz de la capital deltana, es hija de Juan Alberto Rodríguez, un  deltano que trabajó parte de la construcción del paseo malecón Manamo, la Escuela Granja y el liceo Rodó de Tucupita.

La emprendedora agradeció a Sunagro y a Wabinokoida Delta por colaborarle con la materia prima en algunas ocasiones.

“Si quieren les puedo enseñar repostería, mis manos están para enseñar,  porque de un sueldo no se puede vivir”, insistió Evelis Rodríguez.

Loading...
Compartir