Marisela Gil / Tanetanae.com.

Marisela Gil, es una docente deltana de 59 años de edad que emprendió su propio negocio en las afueras del mercado municipal de Tucupita. Ella produce y vende dulces de frutas naturales, licores artesanales y jarabes medicinales.

La deltana  trabaja como docente desde hace 24 años en la capital deltana, pero en julio del 2019, tuvo la iniciativa de elaborar dulces y bebidas para afrontar la situación generalizada por la que atraviesa Venezuela, así es como se mantiene junto a su señora madre.

Los dulces  de Marisela, son innovadores. Prepara caramelos de jengibre, que, en ocasiones, los mezcla con plantas medicinales.

Marisela Gil trabaja de lunes a viernes en la casa del Artista Plástico, pero, aprovecha los fines de semana para expender sus productos caseros, donde también incluye helados de coctel de frutas y de bebidas espirituosas.

Gracias a su emprendimiento, puede costear su alimentación y las medicinas que ella y su mamá requieren.

“Un sábado vendí mis dulces y jarabes y obtuve para comer ese día, siempre hay cosas que vender”, sugiere la docente deltana.

Ella vive en la comunidad de Delfín Mendoza junto a su madre, solo las dos, porque sus hijos y algunos sobrinos migraron a otros países, como España, Alemania y Perú.

Ella no se rinde, prefiere salir a las calles de Tucupita los fines de semana para ganarse la vida.

Marisela Gil también manifestó que hay varios jóvenes egresados de la Unefa que trabajan a las afueras del mercado municipal de Tucupita; son otros deltanos que no piensan abandonar el país, primero quieren luchar, sin pensar en rendirse.

“Yo respeto al que se va, y espero también respeten el hecho de que me quede”. Como sea, ambos casos constituyen un heroísmo en la Venezuela en crisis.

Loading...
Compartir