Un recipiente de plástico se ha llenado de agua en una casa del sector deprimido 23 de febrero en Tucupita / Tanetanae.com.

«Gracias a Dios que llegó la lluvia, ahora tenemos agua», ha dicho una madre de familia de Paloma, en Tucupita, mientras mira verter un recipiente de plástico. Previo al invierno, el agua había estado llegando por las tuberías de forma irregular.

Varias personas que viven en las zonas más deprimidas de la carretera nacional, al sur de la localidad, recurren a la lluvia para lograr tener agua en sus casas. No pueden saldar la perforación de un pozo, que puede costar 300 dólares y tampoco mantener las constantes compras de botellones de agua.

El servicio de agua por tubería ha sido deficiente en algunos sectores al norte y sur de la capital deltana, así lo han venido denunciando los afectados a través de Tanetanae.com.

En algunas casas de sectores cómo 23 de febrero, El Morichal, Paloma y El Palomar, el agua no llega por las tuberías desde hace «varios meses». Según los vulnerados,  «muy poco» recurren al servicio de agua a través de camiones cisternas.

Loading...
Compartir