“Ni pa’ ya voy a mirar”, diría Héctor Lavoe.

Sin saber quiénes son los restantes candidatos, con los que conocemos, basta.

Francisco Martínez, Jesús Hidalgo “Chugaby”, Luis Alberto Ospino y Wildell Zacarías, protagonizarán la contienda más sonora de las últimas décadas; en el argot deportivo, gallos finos con un Kiki-Riki muy potente, son todos excelentes comunicadores.

Los cuatro reúnen juventud, ímpetu, voluntad, ganas, experiencia significativa, conocimiento y mucha ambición.

Parte con ventaja Francisquito, el más tranquilo y reposado, a lomos del Psuv; le sigue “Chugaby”, quien pretende protagonizar un sacudón histórico en el GPP; vuela Ospino, respaldado por el nuevo escenario de la cohabitación en Venezuela; y busca rematar el doble LL, Wildell Zacarías, quien tiene un elevado rating en la radiodifusión deltana y dirige una de las emisoras más conocidas del estado, aspirando recoger como resultado de su labor de años, una buena cosecha.

Representan un porcentaje importante de las tarjetas y movimientos con mayor peso en la realidad política de hoy y forman parte del sector país que quiere elecciones.

Tendrán un hándicap a su favor, no estará Larissa González, una de las candidatas con mayor arrastre, y Carreño y España irán por lista, centrando posiblemente –a falta de conocer los restantes candidatos- la lucha entre ellos.

“Ni pa’ ya voy a mirar”.

 

 

Loading...