Gustavo Hernández, propietario de la empresa naviera “Vanguardia catamarán Virgen del Valle” y del hotel Los Manglares, opina que la situación económica del país ha perjudicado sobre todo al comercio.

A su parecer, la hiperinflación, la escasez generalizada de numerosos rubros, y las fallas recurrentes de los servicios públicos, hacen de la aventura empresarial una tragedia en estos momentos.

La reciente botadura de la atractiva embarcación fluvial se vio empeñada por el cierre repentino de la frontera por parte del gobierno de Trinidad, hasta tanto culmine el censo orientado a legalizar la situación de miles de migrantes venezolanos, lo que debió suceder este viernes, y le permitan viajar de nuevo.

A pesar de ello, o quizá por ello, Gustavo hace de penas corazón, y decreta que se debe luchar para levantar al país y salir robustecidos de la crisis.

Estas fueron sus palabras.

1.- ¿Cómo ves la salud del sector privado?

G.H.: El presidente de la Cámara de Comercio de nuestro país dio a conocer que 12 mil empresas han cerrado quedando únicamente activas 2 mil, si no me equivoco, y las 2 mil que permanecen abiertas, están funcionando en un 20 o 30 por ciento, es decir, su capacidad operativa no da para mantener sus empleados.

2.- La posibilidad de elevar el impuesto municipal de actividad comercial en Tucupita, generó una intensa polémica que se encuentra en su punto más álgido, ¿qué te opinión te merece esa iniciativa?

G.H.: Si el gobierno sigue creando más impuestos dirigidos a los empresarios, se generará un mayor desgaste en las empresas existentes, que las obligará a migrar o cerrar sus puertas.

3.- ¿Cómo marcha tu sector? ¿existe alguna diferencia entre este y otras ramas de la economía?

G.H.: En el sector fluvial, hace un mes y medio la frontera del país de Trinidad y Tobago, cerró, debido a la migración de muchos venezolanos a la isla, donde actualmente se está realizando un censo que culmina este viernes, y eso evidentemente ha afectado a nuestra empresa.

La empresa Virgen del Valle se paralizó creando un perjuicio económico muy grande a raíz de que los capitanes y los marineros están inactivos, en cuanto a la embarcación, se están efectuando mantenimientos sin reposición de gastos, a saco perdido como dicen, para que, al momento de activarla, este en buena condición.

Con relación a la segunda pregunta, no puedo establecer diferencias, creo que todos los ámbitos de la economía atraviesan por problemas similares.

4.- ¿De qué manera te afectan esos problemas?

G.H.: Eso conlleva a la desmotivación de los empresarios, aunque el gobierno venezolano no fue quien cerró la frontera de T&T, tiene una gran parte de responsabilidad, porque mientras no se abran suficientes fuentes de empleo en el país, las personas seguirán emigrando todos los días y a raíz de eso el gobierno del vecino país se vio forzado a cerrar la frontera. La actual situación quebranta nuestra confianza y el deseo de invertir en Venezuela.

5.- ¿Qué tipo de ayuda podría prestarles el gobierno para evitar que continúen mermando su actividad económica?

G.H: El gobierno nos puede ayudar a nosotros los empresarios a través de los bancos que administra, como, por ejemplo, banco de Venezuela, banco del Tesoro, Bicentenario, si ellos reactivaran el crédito bancario eso nos favorecería a nivel de financiamiento, nosotros podríamos dinamizar la empresa, reponer inventarios, ejecutar obras y contratar personal, mejorando la calidad del servicio.

6.- Has hecho referencia a menudo al termino empresario, ¿qué significa para ti ser empresario?

G.H.: El ser empresario conlleva muchas cosas, cada día uno aprende más, vamos conociendo a nuestros empleados, la situación país ha hecho que el empleado pierda su calidad de vida, ya que el ingreso que ellos perciben en su quincena está muy por debajo de lo que se puede comprar en la calle.

Ser empresario es hacer realidad las ideas con el sudor de nuestra frente, es innovar, proyectar, forjar nuevas realidades, alcanzar metas, construir y progresar con dignidad, valentía y coraje.

7.- ¿Se han visto perjudicados por la escasez de combustible?

G.H.: A nivel del hotel, mientras menos gasolina hay, menos clientes llegan, es una situación directamente proporcional. Por la situación de escasez de combustible en la zona, el hotel queda un 10% activo e inoperante un 90%, eso genera que a final de mes no haya capacidad para mantener las instalaciones del hotel, y afecta a su vez el pago o los incentivos de los empleados, porque no hay la solvencia requerida fruto de los ingresos.

8.- ¿Has pensado en cerrar las puertas e irte?

G.H.: No de esa forma, no he pensado desconectarme de mi tierra. En mi opinión, los empresarios que aún siguen en este país, son los que de verdad queremos a nuestra Venezuela de corazón. Porque, para el país el cierre de una empresa es como debilitarlo, darle un golpe duro a una nación que tiene un potencial enorme en todos los niveles; es muy lamentable que este país se mantenga como esta, porque hay caminos que transitar, senderos por donde enfocarnos: tierras, minería, oro, entre muchas otras actividades que desarrollar.

9.- ¿Qué mensaje le darías a tus compatriotas?

G.H.: Nosotros los venezolanos tenemos que entender que un país se levanta trabajando, no tenemos que esperar que nos den algo para poder trabajarlo, si no que tenemos que buscarlo, sentirlo y desarrollarlo, y así poder ver que tú lo hiciste de corazón.

 

 

 

 

Loading...