Por Ildemar Estrada

Tal día como hoy hace 45 años, doce días después del golpe de estado contra el presidente socialista Salvador Allende, murió el grande de la poesía universal, el afamado poeta chileno Pablo Neruda, el de los 20 Poemas de Amor y Una Canción Desesperada, el mismo de Cien Sonetos Amor y de tantos poemas que evocaron luchas sociales y que le cantaron y le contaron al mundo los desafueros de gobiernos que perseguían a los socialistas y comunistas de aquella época.

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes, su verdadero nombre, «el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma» según Gabriel García Márquez, diplomático, excelente orador, Premio Nobel de Literatura en 1971 y doctor honoris causa por la Universidad de Oxford, su entierro estuvo vigilado por los esbirros del naciente régimen dictatorial y muchos de los asistentes fueron perseguidos y desaparecidos como fue la costumbre de Pinochet.

Es mucho lo que se puede escribir sobre la vida y la obra excelsa de Neruda, lo hermoso de su poesía, las persecuciones que sufrió, sus amores, su Matilda. Aquí les dejo el soneto XX.

Mi fea, eres una castaña despeinada,
mi bella, eres hermosa como el viento,
mi fea, de tu boca se pueden hacer dos,
mi bella, son tus besos frescos como sandías.

Mi fea, dónde están escondidos tus senos?
Son mínimos como dos copas de trigo.
Me gustaría verte dos lunas en el pecho:
las gigantescas torres de tu soberanía.

Mi fea, el mar no tiene tus uñas en su tienda,
mi bella, flor a flor, estrella por estrella,
ola por ola, amor, he contado tu cuerpo:

mi fea, te amo por tu cintura de oro,
mi bella, te amo por una arruga en tu frente,
amor, te amo por clara y por oscura.

 

Loading...