En los últimos cuatro años se ha incrementado  el número de deltanos en situación de calle.

Niños, adultos, indígenas y criollos piden comida, y dinero a cualquier hora del día, en la capital del estado Delta Amacuro.

Los sitios donde se observan con más frecuencia a personas pidiendo algo para comer,  son las panaderías y restaurantes de Tucupita.

La mayoría son niños indígenas, pero por la situación crítica que atraviesa el país también se han sumado jóvenes que no son waraos, al menos, es lo que consideran los encargados de locales de venta de comida.

Un encargado de un puesto de desayunos en el centro de Tucupita, aseguró con cara de preocupación que todos los días, llegan más de veinte personas pidiendo comida o dinero a los clientes.

En el caso de los niños en situación de calle, aseguran que no tienen padres o simplemente dicen que sus progenitores están trabajando o han fallecido.

En ocasiones, estas mismas personas con situación de calle han arremetido contra clientes y dueños de locales.

En febrero de este 2017, el Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, (Idenna), tomó la iniciativa de abordar a los niños en situación de calle, sin resultados palpables. Hasta la fecha sigue en aumento la población abandonada.

Loading...
Compartir