Dr. Abraham Gómez R. | Miembro de la Academia Venezolana de la Lengua | [email protected]

Las cuarentenas muchas veces resultan provechosas; aunque usted tiene todo el derecho de dudarlo.

Los aislamientos que estamos obligados a guardar, en nuestras casas, no es algo que la humanidad no haya vivido antes.

Depende de cada quien, si obtiene el mejor resultado, por el tiempo que va a estar en su residencia, respetando las instrucciones de las autoridades sanitarias.

Si usted nunca ha sido apasionado a sacarle u obtener utilidad del denominado «ocio productivo», tal vez estos días le generen un cierto impacto psíquico de: hastío, tedio, pánico e incluso sienten que esta calamidad, irremediablemente, acabará con su vida. Por eso la considera única en la historia y maldicen su circunstancia.

Sin embargo, como ha quedado dicho “las crisis son también oportunidades»; quizá las mejores. Porque las mentes prodigiosas alcanzan sorprendentes creaciones en medio de turbulencias, en el centro de las adversidades.

Permítame un solo ejemplo, apenas: William Shakespeare, durante la serie de plagas o pestes que asolaron Londres a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII; se sabe que  todo espacio público, entonces, quedó clausurado, como ocurre ahora con la pandemia del coronavirus.

La peste bubónica fue sumamente letal y acabó con la tercera parte de la población londinense; además, de que tuvo similares efectos en la Europa continental.

En tales cuarentenas, Shakespeare completó dos obras maestras que, quinientos años después, siguen montándose en escenas en todo el mundo: El rey Lear y Macbeth, narrativas icónicas en la historia de la literatura universal.

1606 fue el annus mirabilis (año maravilloso o milagroso), para Shakespeare. Le sacó provecho a las cuarentenas.

Loading...