Héroe sin capa, aunque con corazón: un pan extra para los niños de la calle

Alfonso Campero, cantautor originario de la comunidad de Araguaimujo, municipio Antonio Díaz, pero que actualmente vive en el sector 23 de febrero en Tucupita, reveló que a pesar de sus propias carencias, siempre deja opciones para algunas personas que tienen menos que él.

Campero relató que sale “todos los días” al centro de la localidad a vender sus artesanías. Ahí encuentra a niños y abuelos abandonados  que siempre les piden alguna ayuda. Como él debe llevar alimentos a diario para su casa, añade un extra para ser solidario en este tipo de situaciones.

Manifestó que, “a veces he comprado tres panes para llegar a la casa y en ocasiones he llegado con un solo pan. Incluso, si me encuentro con alguien que me pida para el pasaje se lo doy”.

El ciudadano agregó además que, a pesar de la situación país, si está a su alcance, siempre estará listo para ser solidario, para ofrecer parte de sí. Asegura que la vida es una sola y se siente bien así.

Alfonso Campero sintió la necesidad  de ser más humano y solidario en 2013, cuando la crisis venezolana comenzó a recrudecer. Sí, admite que también tiene necesidades, pero ofrecer ayuda con uno o dos panes a quien tiene hambre, lo tranquiliza y afirma que “ni empobrece ni enriquece, bueno, sí enriquece, el alma”.

“Al doblar en una esquina de seguro vienen unos niños o alguien que necesita mi ayuda, y estoy presto a ayudarlo si está a mi alcance”, dijo Alfonso Campero.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta