Esa fue la tónica del encuentro

El juego ni siquiera culminó, las emociones se desbordaron y las disputas sobre la cancha decretaron el cese veintitantos segundos antes del cierre oficial del encuentro.

Un Delta te Quiero desdibujado sobre el rectángulo se desinfló al comienzo del segundo tiempo recibiendo tres goles en minuto y tanto.

En una noche cargada de gratas sensaciones la suerte le fue adversa y terminó claudicando sin brújula ni norte en el janoko tucupitense.

Un aplauso para Vikylandia que no comió cuentos, un aplauso para “Chugaby” y su equipo que prepararon un escenario majestuoso digno de un mejor resultado, y un aplauso para los jugadores de DTQ y su cuerpo técnico, que en su segunda incursión en la Liga superior de fútbol de salón son subcampeones.

También, por supuesto, una senda felicitación a los directivos de la Liga y de la Federación venezolana de la disciplina por crear una competencia de primer nivel, que sacudió positivamente el universo deportivo del oriente del país.

La experiencia del campeón pudo más, a DTQ le llegará su momento.

Loading...