Antes de llegar al “hueco de Pedro”, como se conoce el recodo de calle en el que vive un popular personaje al que llaman “saco de sal”, hay un hueco mayor.

Está en la arteria vial principal de Barrio La Guardia, Tucupita,  en su tramo final, cerca de la curva.

Estaba cubierto con una tapa de alcantarillado metálica que alguien se llevó o que pudo haberse dañado, nadie nos lo respondió.

Representa un peligro enorme en un sector poco iluminado, en horas de la noche es una guillotina.

Conductor que se descuide va a quedarse “pegado”, perdiendo el tren delantero y quién sabe si parte del motor.

Manifiestan habérselo comentado a las autoridades sin que haya habido respuesta.

Es uno de los tantos huecos que afectan al gobierno y que no quiere o no puede solucionar.

Loading...