La designación de la nueva junta directiva del Clebda presidida por la legisladora warao Fátima Salazar, promovió varios aplausos por parte de los asistentes, pero el único que pareció no sentirse a gusto fue el experimentado político Ramón Antonio Yánez.

Ya en el inicio de la sesión de instalación, la presidenta saliente Zaida Maita advirtió que el vicepresidente de la cámara saliente, Ramón Antonio Yánez, le había pedido ser breve haciendo clara alusión a las intervenciones, este hecho ya hizo presumir que el político más antiguo de la asamblea no quería quedarse más de los necesario en la silla de la vicepresidencia.

Se le vio bastante incómodo, distante y hasta poco interesado en lo que acontecía en el recinto, pocas veces aplaudió y cuando lo hizo, lo hizo con una apatía inocultable.

En su intervención de postulaciones, ratificó lo dicho por Maita y solo atinó a decir que efectivamente le había pedido brevedad a su antigua jefa y de inmediato formuló su propuesta para la secretaría de la cámara sin realizar un encendido discurso, y menos sentidas palabras como los otros legisladores. Solo quería terminar con las formalidades del caso.

Algún asistente llegó a asegurar que Yánez no estaba de acuerdo con el nombramiento de Fátima Salazar como presidenta del órgano legislador, pero como se trataba de negocios y tiempos de mando acordados, no pudo evadir el acuerdo político y aceptó en el seno de la asamblea, la presidencia de la warao Fátima Salazar.

 

 

Loading...
Compartir