En una jornada preventiva realizada por integrantes del Senades (Servicio Nacional para el Desarme) y la ONA (Órgano Nacional Antidrogas), en el sector Coporito del municipio Tucupita el pasado jueves en horas de la mañana, se encontraron con un hecho inusual.

Un grupo de niños correteaba mientras uno en particular los perseguía con lo que parecía ser un trozo de tubo.

El cándido juego despertó la curiosidad de los funcionarios quienes quisieron indagar en la naturaleza de la actividad y en lo que representaba el segmento metálico que portaba el menor.

Fue así como la más pura e ingenua curiosidad los llevó a conseguirse con que el, en apariencia inocente entretenimiento, encerraba el uso de un facsímil de chopo que incluso tenía un dispositivo para disparar balines o metras.

Resulta que el mecanismo interno, en vez de balas y pólvora estaba compuesto por un guante de látex, que al estirarse propulsaba los objetos a través del caño de la fracción de tubería pudiendo, en un caso extremo, afectar seriamente las partes sensibles del cuerpo de un infante.

Constatada la naturaleza del artefacto, los asombrados funcionarios lo incautaron acompañando al niño a la casa de sus padres, ya que este comentó que había visto a su progenitor elaborando piezas semejantes y quiso imitarlo.

El hombre no estaba en casa, logrando constatar a través de un breve rastreo en los sistemas de identificación policial, que presenta antecedentes por delitos menores y estuvo recluido en alguna oportunidad.

Luego de dar una charla a los niños y de instruirlos en cuanto a los riesgos que corren manipulando ese tipo de armas, los funcionarios del SENADES alertaron a los vecinos sobre las implicaciones penales que trae consigo el portar armas ilegales, y las responsabilidades puntuales que tienen los padres al promover, consentir o facilitar el uso de las mismas en los niños.

Loading...