Foto: archivo.

Los pedernaleños atraviesan por múltiples trabas sociales. No tienen luz, agua, señal de telefonía  móvil, ni combustible. Han denunciado públicamente en reiteradas ocasiones, pero no han recibido una respuesta oficial.

Los afectados ahora pretenden frenar sus problemas a través del constituyentista, Jesús Hidalgo, un  funcionario que se ha mostrado abierto-en ocasiones-  a los problemas, más allá del deporte, donde  ha centrado sus iniciativas políticas.

Desde que se incendió  la plataforma petrolera, Petrowarao, en Pedernales, una localidad que está al norte del estado Delta Amacuro y a la cual se accede por vía fluvial,  no cuentan con energía eléctrica, porque desde esta estructura suministraban luz a  la sociedad civil.

Pero como consecuencia de la inestabilidad en el servicio eléctrico, apenas logran tener conexión telefónica durante algunas horas. En medio de la oscuridad, una plaga de mosquitos azota a Pedernales, lo que recrudece el sufrimiento.

Los pescadores ahora tienen menos acceso al combustible, con el que cumplían sus faenas. Acudían al mercado ilegal para comprar gasolina, porque, tres meses previos al recrudecimiento de  la escasez de carburante, la única estación de combustible de Pedernales no había sido abastecida.

Los vecinos vulnerados han solicitado apoyo político  de la gobernadora Lizeta Hernández y de la alcaldesa de la localidad en cuestión,  pero ambas gobernantes no han aclarado un panorama de solución. Pero pretenden ahora refugiarse en Jesús Hidalgo, otro político del madurismo en Delta Amacuro.

Loading...
Compartir