El otrora gladiador de los campos de batalla universitarios, la toma de calles y la quema de cauchos, es ahora mitad belicoso y mitad funcionario.

Es decir, un guerrero al 100% con la camisa de fuerza de un burócrata.

Un solemne Vicerrector al que no abandona su naturaleza de dirigente estudiantil, enfocando su acción en el estudiantado.

Una mezcla de Ayatolá, que no negocia los principios, con un hombre de acción al que no frenan doctrinas ni teorías. Con una mano en la pluma y otra en la empuñadura.

Un soñador que sigue viendo lejos el sueño de la revolución.

Feliz Cumpleaños.

Loading...