Jose Antonio España afirma que vino para quedarse

JAE bajó de las alturas, el ajedrecista decidió que ha llegado el momento, afirma que vino para quedarse, dice que es santa palabra y los varones no mienten.

Pretende avanzar revestido por su vieja fórmula, caminar sobre las aguas sin tocarlas en espera de que no lo mojen, y alcanzar aclamado por una gran mayoría de un lado y otro la meta, que es la gobernación. Tarea harto difícil en nuestro Delta.

Su anhelo de unificar sin contender, de pasar olímpicamente por encima de las diferencias y atender únicamente a las semejanzas generando alianzas y puntos de encuentro, puede que resulte, aunque en un estado tan contradictorio y dependiente del sector público como el nuestro es harto difícil, en nuestro terruño todo se mezcla, amiguismo, padrinazgo, compadrazgo, y la gran unificadora de criterios que es la copiosa nomina, resultando sumamente complicado saber quién es quién, por donde se camina y cual es el terreno a pisar. El nivel freatico es muy alto y abunda los terrenos cenagosos, el suelo es poco firme.

Dentro de la oposición tendrá una dura oposición y ese es solo el comienzo.

Tendrá que vérselas también con el sector oficialista, al que ha comenzado a hacerle roncha con temas calientes como el aeropuerto y la deserción escolar.

Detalles que puede que a España no le importen, el vino a justificar, a evidenciar su presencia, a mostrarse, lo demás está de sobra, en Caracas habrán de cuadrar por él y garantizarle la candidatura. Eso piensa. España el ajedrecista.

Loading...