José Antonio Hernández Sandoval dedicó su título universitario a América Sandoval (QEPD)

América Sandoval no necesita presentación, desaparecida prematuramente en la flor de la vida, la hija del desaparecido Eulio Sandoval Martínez, un locutor de referencia en el estado Delta Amacuro, supo brillar con luz propia.

Su hijo José Antonio Hernández Sandoval, con motivo de recibir su título universitario le dedicó unas emotivas palabras.

Texto:

“Es un honor estar aquí recibiendo mi título de Licenciado en Administración, quiero compartirles que a lo largo de estos años, meses, semanas y días, difíciles, complicados, tengo sentimientos encontrados.

En este tiempo he tenido la oportunidad de reflexionar sobre los años que estuve estudiando hasta lograr mi meta de graduarme, y les quiero compartir mis reflexiones: aprendí que con determinación y perseverancia uno puedo generar cualquier cambio y lograr lo que desea; aprendí que hay que ser audaz, tenaz y tener mucho valor para superar cualquier obstáculo; pero también aprendí que nada de esto sirve sin disciplina y dedicación para hacer las cosas de buena manera, con la obligación de perseguir la felicidad y de sentirse seguro, protegido con lo que estudias y dedicarte a ello.

Por otro lado, aprendí muchas cosas sobre la familia, sobre quienes somos, de dónde venimos y hacia donde debemos regresar; aprendí que no somos responsables por los actos de otras personas y no tenemos que responder por sus culpas, es nuestra obligación hacernos responsables y forjar nuestro propio camino; aprendí también lecciones difíciles que sirvieron para perder la inocencia y afrontar la realidad tan cruda como puede llegar a ser, estoy consciente que para que exista el bien, tiene que existir el mal.

Sé que no existe un dolor más intenso que ver sufrir a las personas que amas, sobre todo cuando pierdes a tu madre, a tu ser querido, también aprendí que la traición se vuelve mucho más dolorosa cuando nace de tu círculo de confianza, la vida y la Universidad no es un camino que se recorre en solitario, no es una batalla de un sólo hombre, se requiere de familia, amigos, compañeros y apoyarse mutuamente.

Amigos, profesores y toda la familia universitaria, sin ustedes yo no hubiera estado parado aquí recibiendo mi título. Ha sido un viaje largo, intenso, de consecuencias insospechadas, yo no sabía que todo esto me iba a pasar. Estos años los he caminado de la mano de una mujer de la que he aprendido mucho, todo esto que les he platicado, esa persona es mi madre América Sandoval, que a pesar de que se me fue al cielo hace dos años, su espíritu, alma y la voluntad de Dios me dieron fuerzas para seguir en mis estudios, y hoy puedo decir que mi madre está orgullosa porque sabe que lo logré. En fin GRACIAS A TODOS LOS QUE ME APOYARON Y VOY POR MAS.”

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta