I

Existe un tesoro tan raro en el mundo como el coltán, por más que debiera existir por arrobas, reproduciéndose en cada persona, sucede lo contrario, es sumamente escaso; es casi un axioma, a mayor cantidad de personas, menos se lo encuentra, se llama: criterio.

José Félix Marín Medrano, casi sin darse cuenta, como quien no lo nota, lo tiene.

¿Cuáles son los indicios? Es un hombre que conoce el terreno que pisa, obra a conciencia, sopesa las decisiones, no da pasos en falso, y por si fuera poco, lo aplica a diario, a cada momento.

Además, es una persona preparada e inteligente.

Donde mejor emplea esa rara facultad es en el comercio, y aun así se le hace difícil, ¿cómo será de complicado para los demás?

II

1.- Decidiste incursionar nuevamente en el sector comercial, habías colgado los guantes hace bastante tiempo, sin embargo, te montaste nuevamente en el ring, ¿se han cubierto tus expectativas?

J.F.M.M.: La experiencia de tantos años de trabajo en el comercio efectivamente me sirvió, aunque eran otros tiempos, había cierta estabilidad económica, la inflación nunca llego ser tan alta, es una inflación que nosotros los venezolanos nunca habíamos vivido, tuvimos que adaptarnos a algo enteramente nuevo.

Venezuela nunca había sufrido una hiperinflación con esta cifra, con esta enorme cantidad de ceros, es distinto trabajar con esta economía tan distorsionada, tienes que aprender a sobrevivir en el día a día, porque debes adaptarte aunque a la gente no le guste y no lo acepte, es necesario adaptar los precios, ajustar los precios de venta con los precios a que compras, ya que no somos nosotros los comerciantes los que hacemos que los precios varíen, son los proveedores.

Yo tengo un margen, un porcentaje de ganancia, que lo debo tener, legalmente, es de un 30%.

2.- Se suele tildar al comerciante de especulador y muchos se lo creen, ¿cuál es la realidad del sector privado?

J.F.M.M.: No es cierto, el problema no somos los comerciantes que vendemos al detal, que constituimos el ultimo eslabón de la cadena, son los mayoristas que nos traen los productos y nosotros sencillamente nos adaptamos a los que ellos dicen, si va a haber alguna regulación, debe venir desde arriba.

Somos ¡muy! pequeños comerciantes, los grandes comerciantes, los que importan directamente, es allí donde deben enfocarse, nosotros cumplimos con los impuestos, con el porcentaje de ganancia, tratamos de mantenernos al día con las obligaciones que nos impone el estado, pero el estado también debería ponerse al día con los problemas de los comerciantes.

3.- ¿Ha habido algún intento por parte del gobierno de conocer la realidad del comercio?

J.F.M.M.: El gobierno antes convocaba a una reunión para fijar un aumento salarial y el comercio iba, los representantes de Fedecámaras, de Fedeindustria, ellos tenían una idea de cuales eran nuestros ingresos, nuestras ganancias y las posibilidades reales de ejercer la actividad comercial.

Nuestra realidad es crítica, va a llegar un momento en que ya no voy a poder mantener los dos o tres empleados que tengo, sino que solo uno, y luego tendré que achicar el local, bajando por último la santamaría, mientras las autoridades permanecen indolentes ante esa situación.

Mira la cadena de infortunios y todo lo que se forma cuando tú no estableces una concertación: gobierno, sindicato, comerciante.

4.- ¿Consideras justo elevar la carga impositiva en este momento?

J.F.M.M.: Entiendo que el gobierno también esta sobreviviendo, los ingresos de la alcaldía y la gobernación son muy bajos, no alcanzan para nada, el gobierno nacional debe colaborar con ello, pero si ellos van a aumentar un impuesto, también queremos que sea en el marco de una concertación, que nos llamen, que conversemos, porque no todos tenemos los mismos ingresos, gastos, no todos somos dueños del local, algunos alquilamos, esos detalles deben ser considerados.

5.- Comenzaste de nuevo en un sector bastante golpeado, el de las medicinas, hemos escuchado que se han cerrado muchos laboratorios, que se hace difícil importar medicamentos, ¿cómo has hecho para superar ese obstaculo, para mantener un negocio en pie cuando se trata de uno de los sectores que menos insumos recibe en el país?

J.F.M.M.: Efectivamente, el sector farmacéutico es uno de los más afectados, de eso están conscientes hasta los dueños de las clínicas, que tienen dificultades con las medicinas y con todos los insumos.

Nosotros siempre hemos tenido una cantidad de droguerías que son las que nos surten, curiosamente, no me preguntes por qué, el medicamento importado sale más económico que las medicinas producidas en el país, el costo es prácticamente la mitad, como un 50%.

6.- ¿Que estrategias empleas para mantener la farmacia a flote?

J.F.M.M.: Mi esposa y yo nos ayudamos, nosotros no tenemos empleados, y estamos vendiendo medicamentos por unidad y la gente ha tomado esa opción, porque también le sale más económico.

7.- Voy a cambiar el enfoque de la pregunta, veo que a pesar de nadar contra la corriente estas avanzando, ¿podemos pensar que esta situación va camino de mejorar?

J.F.M.M.: Hay cosas que ha hecho el gobierno que nos han dado cierto respiro, por ejemplo, cuando el gobierno quitó el control de cambios, ahora nosotros tenemos una referencia de la verdad.

Aligerar las presiones sobre los importadores podría ser una muestra de ello, en todo caso lo prudente es esperar.

8.- ¿Has pensado en irte del país?

J.F.M.M: El comerciante sencillamente no quiere irse de Venezuela, somos muchos los comerciantes que decidimos quedarnos, vivimos aquí, este es nuestro país, y si nos vamos de que va a vivir la gente, de que va a comer, cuando se cierra un comercio es una puerta que se cierra a la posibilidad de ofertar bienes y servicios al pueblo, es un sector crucial de la economía.

9.- ¿Podrían los comerciantes recibir mayor apoyo del gobierno?

J.F.M.M.: Queremos trabajar en Venezuela, queremos que el gobierno nos ayude, nos permita trabajar, ¿qué si estamos de acuerdo en pagar impuestos al gobierno?, por supuesto, pero también le pedimos al gobierno algunos servicios, como los servicios básicos, que nos tome en cuenta a la hora de aplicar los impuestos, que nos escuche.

Es necesario que haya consenso, establecer un consenso real, sabemos que el gobierno está mal, nosotros también estamos  mal, entre todos podemos ir levantando la economía, por lo menos que no decaigan los pocos pequeños comercios, que se mantengan, que no se sigan cerrando.

Lo que queremos es que Venezuela salga adelante, manejar una política viable, enfocada en la calidad de vida de las personas y el crecimiento de la economía, es decir, que la política se encargue de la política y el comercio se encargue del comercio, si trabajamos así podemos mantenernos y sobrevivir.

 

 

Loading...