José Luis López: a los comerciantes solo nos queda la esperanza

José Luis López pasó de ser un empresario de la noche a ser un comerciante del día, del día a día, por cierto.

Atrás quedó Laredo Grill, la sala de fiestas más céntrica de Tucupita y uno de los restaurantes con mayor caché.

Lejos están en la bruma del recuerdo los matinés, las presentaciones de los grupos musicales, las actuaciones de los humoristas, en fin, toda la variedad de las tardes y amaneceres festivos.

A pesar de ello, el hombre del entretenimiento se niega a morir en el intento, reinventándose cambió la luna llena por el sol, dedicándose ahora a la venta de café, jugos, refrescos y empanadas.

Sin embargo, con un dejo de tristeza nos comentó que también aquí lo alcanzo la crisis. Estas son sus palabras.

1.- ¿Como te ha afectado la crisis económica?

J.L.L.: Una enormidad, las ventas han bajado vertiginosamente, entre un 70 % y 80 %.

2.- ¿Has pensado en la posibilidad de abandonar, de colgar los guantes?

J.L.L: Lucho todavía, no quiero cerrar, seguiré trabajando con lo que tengo, hasta que no de más.

3.- ¿En qué sentido podría el gobierno apoyar al comercio?

J.L.L: El gobierno podría apoyarnos de muchas maneras, ahora que emprendimos la lucha contra el aumento desmesurado de los impuestos municipales, la alcaldía y el concejo municipal deberían entender que si subimos la venta ellos ganarán más, con un 1 % de las ventas brutas habría mayores ventas, lo que redundaría en un beneficio para ellos, creo que ganaríamos todos.

Si aumentamos los precios ante la presión del incremento de los tributos, pasará exactamente lo contrario, las ventas bajarán, y lo que podría significarles un mayor ingreso, terminará siendo menos.

4.- ¿Cómo incide en términos generales la crisis en el comercio deltano?

J.L.L: Van desapareciendo los negocios, hay mayor escasez, circula menos dinero, hay poca diversidad, menor oferta de bienes, en fin, que más te puedo decir.

5.- Cómo empresario de la fiesta, de la diversión, de las noches, ¿qué cambios observar en ese sector?

J.L.L.: Creo que los cambios son muy evidentes, casi no hay locales nocturnos, quedan poquitos, es difícil acceder a un trago de licor, aquello de tomar Whisky se acabó.

6.- ¿Te has sentido tentado a salir del país?

J.L.L: Estoy valorando la opción de irme, todo depende de la posibilidad de que haya un cambio político y mejore la economía, es lo único que puedo decirte.

7.- ¿Aparte del aspecto ingresos, ¿en qué otro sentido se vio afectada tu micro empresa y como repercute esa situación en la economía local?

J.L.L: En un aspecto muy básico, en mi empresa quedamos solo mi esposa y yo, y dos personas que nos ayudan, antes tuve 8 empleados, también me apoyaba mi hija mayor que se fue a trabajar a otra ciudad, mi hijo tampoco está conmigo, ahora quedamos únicamente los dos. Fueron 8 empleos que se perdieron.

8.- ¿Te ha golpeado de alguna otra forma esta situación?

J.L.L.: Me ha afectado mucho psicológicamente, ahora salgo al paseo a caminar en compañía de mi esposa tratando de relajarme para no pensar en esto.

9.- ¿Viste truncado algún proyecto?

J.L.L: Por supuesto, muchos, tenía en mente levantar un edificio de tres pisos, ya hice las fundaciones, quería instalar una posada turística en pleno centro de Tucupita y mantener el local nocturno, todo eso se vino abajo.

Aquí nadie construye nada, vivimos el día a día.

10.- ¿Que te ata al país, que te mantiene en Venezuela?

J.L.L: La esperanza de que esto termine.

Compartir contenido