La víctima quería rendir un litro de ron en garrafas, mezclándolo con el agua de coco.

Un joven de 23 años de edad, que reside en la carretera nacional de Tucupita sector Paloma, se subió a una mata de coco porque quería seguir tomando alcohol, pero él se cayó.

Según los familiares del afectado, la caída ocurrió la tarde del pasado viernes, cuando el muchacho fue con dos amigos más a la casa de una vecina para tumbar algunos cocos y así llenar al menos dos garrafas plásticas tras mezclarlas con la bebida alcohólica.

El herido ya había tumbado la cantidad de coco que les permitió abarcar un envase, pero no fue suficiente para los jóvenes: querían más, pero eso les costaría un suceso.

Cuando intentó arrancar un racimo, sus piernas le fallaron y se precipitó. Al caer quedó sin aire, estaba por perder el conocimiento, explican sus amigos, quienes lo llevaron, en principio, a un CDI, donde no contaban con los aparatos de rayos equis.

La carencia hizo que fuera remitido hasta el materno de Tucupita donde ahora se recupera sin mayores fracturas.

Loading...