Avalon Callender fue acusado de secuestro y heridas con intención tras propinar una paliza a una joven venezolana de 19 años en Trinidad

El socialismo del régimen chavista ha causado en el país una crisis descomunal sin precedentes. Una de las facetas más dolorosas de ella es el desplazamiento de millones de venezolanos que huyen de la violencia, la escasez de alimentos y medicinas, la falta de oportunidades y la miseria generalizada. Hoy el diario Trinidad & Tobago Guardian publica la crónica de una venezolana de 19 años, que salió de Tucupita a Trinidad & Tobago, buscando un mejor futuro, pero lastimosamente mafias binacionales la convirtieron en esclava sexual. Que este relato le sirva de advertencia a mujeres inocentes para que no sean presa de la delincuencia (lapatilla.com)

Por  Mark Bassant y Hema Ramkissoon en Trinidad & Tobago Guardian | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

La venta de una mentira

Maria Teresa, era una estudiante de enfermería de 19 años de Tucupita, y vio la promesa de un nuevo comienzo.

Al igual que en otros lugares de Venezuela, la economía de su pequeña ciudad en el Delta del Orinoco se había derrumbado, lo que provocó la huida de miles de residentes.

María vio su oportunidad cuando una amiga le contó sobre personas que podrían llevarla a encontrar una vida mejor en Trinidad.

Algunos traficantes, una red organizada de trinitarios y venezolanos, prometieron a María y sus amigos que les prestarían dinero para el viaje. Cuando llegaran a Trinidad, las mismas personas los contratarían como peluqueros o amas de llaves.

Entonces, una noche de enero, María subió a una piragua desde una ensenada oculta en el río Orinoco. Aproximadamente seis horas después, llegó un área que creía que era Chaguaramas, en Trinidad, donde ella y otros pasajeros del bote fueron recibidos por un hombre que no conocían. Desde allí, fueron llevados a una casa ocupada por otros migrantes.

Durante tres días, María y otros ocho venezolanos se amontonaron en una habitación donde apenas entraba la luz del día. Se les quitaron los pasaportes y se les dio una dieta de galletas y agua. Un día, no tuvieron comida en lo absoluto.

Fue entonces cuando María se dio cuenta de que los traficantes le habían vendido una mentira.

Al tercer día, la puerta de su habitación se abrió y uno de sus encargados le dijo que se pusiera bonita; que algunos visitantes llegarían pronto. María estaba confundida y asustada, pero hizo lo que le ordenaban.

Cuando un hombre extraño entró y la miró con ganas, ella entendió su destino.

“Dijeron que íbamos a ser prostitutas y si no nos gustaba, no importaba, porque nos trajeron aquí y tuvimos que hacerlo”.

María, vestida con un chándal verde, nos dio este relato detallado desde una casa segura en Petit Bourg.

“Habría trabajado en cualquier trabajo porque no hay nada en Venezuela. No hay oportunidad. No puedes sobrevivir. Pero no la prostitución ”, dijo María, enterrando su rostro en sus manos.

Deuda pagada con sexo

El colapso económico de Venezuela ha provocado un éxodo de unos cinco millones de personas de la nación sudamericana. Según algunas estimaciones, unos 60.000 han buscado refugio en Trinidad.

Una investigación de tres meses de The Guardian Media reveló cómo los traficantes de personas se abalanzaron sobre las mujeres venezolanas que buscan la supervivencia económica. Estos traficantes han colocado a cientos de mujeres jóvenes en la esclavitud sexual moderna.

Las redes forman una intrincada relación de traficantes trinitarios y venezolanos que contrabandean a estas mujeres, policías corruptos que facilitan el comercio y protegen a los malhechores, y funcionarios de inmigración que a menudo aceptan sobornos para hacerse de la vista gorda frente a la explotación de las mujeres. Las figuras venezolanas del inframundo portan armas ilícitas y las bandas criminales asiáticas suelen ser parte de las redes criminales.

El comercio sexual ilícito parece abarcar todo el país, desde el remoto puerto de Cedros hasta los rascacielos en Westmoorings, donde las esclavas sexuales, algunas de ellas de 15 años, son retenidas contra su voluntad, encerradas en habitaciones y obligadas a tener relaciones sexuales con los hombres. Algunas víctimas son drogadas para que los hombres mayores puedan tener su camino libre con ellas.

Los traficantes rutinariamente llevan a estas mujeres a bares y clubes nocturnos en busca de clientes. Cuanto más jóvenes son las mujeres, mayor es el precio.

Para una sesión de 30 minutos, los traficantes cobran $ 300 dólares trinitarios (45 dólares estadounidenses), aproximadamente el precio de una visita al médico. Las tarifas se duplican a $ 600 dólares trinitario por una hora. Durante toda la noche, el traficante se embolsa unos $ 6,000 dólares trinitarios

Las mujeres reciben una mera miseria para sobrevivir. Se les obliga a trabajar noche tras noche hasta que su deuda de esclavitud se borra; una deuda contraída con los traficantes para llegar a este país.

Estas mujeres están atrapadas en un ciclo de deuda sin alivio a la vista. Y los traficantes encuentran formas de mantener a las mujeres esclavizadas al agregar el costo de los alimentos, la ropa, el refugio, los gastos médicos y de protección a la cifra original.

Seis años después

Desde la creación de la Unidad de lucha contra la trata en el Ministerio de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago hace seis años, solo 56 personas, un poco más de nueve al año, se han llevado a los tribunales por este delito, según un alto funcionario del orden público. Hasta la fecha, nadie ha sido condenado, dicen las autoridades.

En los últimos seis meses, la policía ha realizado algunos arrestos de alto perfil, pero los activistas de derechos humanos sostienen que no se está haciendo lo suficiente.

Los arrestos recientes incluyen:

El 6 de febrero, el comisionado de policía Gary Griffith dirigió una operación que rescató a 19 jóvenes sudamericanas de dos casas en Westmoorings y un restaurante a lo largo de la avenida Ariapita. Las mujeres jóvenes, de 15 a 18 años de edad, fueron encerradas en cuartos y obligadas a tomar drogas y tener relaciones sexuales con hombres por dinero. La policía también detuvo al menos a 18 sospechosos para interrogarlos. Un hombre chino, Jinfu Zhu, y su cómplice venezolana de 23 años, Solient Torres, fueron posteriormente acusados de 43 cargos de sexo bajo la Ley de Delitos Sexuales. Las mujeres jóvenes, en su mayoría de nacionalidad venezolana, fueron posteriormente tomadas bajo el cuidado del Estado y guardadas en una casa de seguridad.

Pocos días después de esta gran crisis, una mujer venezolana de 24 años que había escapado de los traficantes de personas fue recapturada en Diego Martin. La policía interceptó a los presuntos traficantes a lo largo de la carretera Solomon Hochoy en el área de Claxton Bay. Golpeada y magullada, la mujer sacudida fue llevada a la estación de policía de Woodbrook. Akeem James, un oficial de policía de reserva especial de 28 años y Kevin Houlder de 39 años, un conductor de camión fueron arrestados más tarde.

En octubre del año pasado, una mujer venezolana de 19 años fue golpeada severamente en una casa en Debe. Un video de la golpiza fue publicado en las redes sociales por su presunto autor que la reprendió. Avalon Callender, un hombre de Diego Martin, fue posteriormente acusado de secuestro y heridas con intención.

Las autoridades reconocen que el problema del tráfico de personas relacionado con la esclavitud sexual es masivo.

El ministro de Seguridad Nacional, Stuart Young, dijo que el rescate de las 19 mujeres en febrero pasado provocó una avalancha de consejos sobre actividades ilegales relacionadas con la trata de personas en Trinidad y Tobago.

El mundo toma nota

Varias agencias internacionales se han centrado en el problema del tráfico sexual durante su investigación de la situación de las migrantes venezolanas en Trinidad.

Melanie Teff, que es la asesora sénior de políticas y defensa humanitaria de UNICEF en el Reino Unido, recordó haber entrevistado a unas 50 víctimas venezolanas que relataron cómo los traficantes las atraparon en vidas de sexo y drogas.

En una entrevista con Guardian Media, Teff dijo: “Escuchamos sobre estas mujeres y niñas que leían anuncios de lo que parecían ser trabajos en bares que no parecían ser prostitución. Sus documentos son retirados dejándolos atrapados en una tierra extranjera “.

Teff dijo que la creciente desesperación de estas mujeres venezolanas las dejó a merced de traficantes sin corazón.

“Quieren sobrevivir y enviar dinero a sus familias, a quienes sienten la responsabilidad de apoyar. “Si no se les permite una forma de ser legal en Trinidad y Tobago, estarán en mayor riesgo de ser explotados”, dijo.

Policías involucrados en los crímenes

El director de Police Complaints Authority PCA, David West, confirmó haber recibido muchos informes sobre la participación de agentes de policía en la trata de personas y la detención de niñas y mujeres jóvenes.

Las chicas jóvenes están a merced de policías deshonestos, dijo West.

“Estas niñas no conocen el sistema y, por lo tanto, temen reportarlo”, dijo.

West dijo que la PCA había recibido un número significativo de quejas en 2019 en comparación con años anteriores.

“Es muy preocupante, las historias que cuentan las niñas son …”, dijo West, deteniéndose para componerse.

Como padre de dos niñas, West dijo: “No le deseo nada a la hija de nadie, lo que supuestamente les han hecho a esas niñas”.

West dijo que las víctimas deben saber que su agencia investigará las quejas contra los oficiales. “Venga a la PCA y tomaremos sus quejas e investigaremos el asunto y llevaremos a esos perpetradores ante la justicia”, dijo.

El comisionado de policía Gary Griffith dijo que no podía comentar sobre las investigaciones pendientes sobre los agentes de policía involucrados en la trata de personas.

Griffith dijo que se estaba moviendo rápidamente para adoptar políticas para atacar y acabar con policías corruptos con la introducción de pruebas de polígrafo.

“Al igual que cualquier otro tipo de actividad ilegal, el tráfico de personas se tratará a través de operaciones encubiertas”, dijo Griffith. “Si no lo hacen (se detienen), obtendremos pruebas suficientes para ponerlos tras las rejas”.

“Vas a ser una prostituta”

Los casos que involucran a María y otras mujeres implican a oficiales de policía que no solo los mantuvieron cautivos sino que también facilitaron la explotación sexual de las mujeres.

María insistió en que un oficial era el cerebro detrás de la red de tráfico de personas que la mantuvo cautiva durante casi seis meses.

Otra mujer que estuvo detenida en la casa en Debe, al sur de Trinidad, dijo que un oficial de policía la violó y la obligó a tener relaciones sexuales con clientes. “Él recogió y se quedó con todo el dinero”.

Guardian Media habló con las víctimas …

Al igual que María, Jumarie Carolina huyó de la pobreza y el hambre en su ciudad natal de Caracas.

Ella soportó un viaje de nueve horas desde su casa a Tucupita. Llevando solo una mochila, abordó un ferry a Cedros.

Una amiga de su ciudad natal le contó las oportunidades en Trinidad. La isla en el extremo sur del Caribe fue descrita como un escape ideal del desmoronamiento de la sociedad venezolana.

En Cedros, conoció a un hombre identificado como James que la recogió y la llevó a una casa en Princes Town. James le dijo que estaría allí por unos días antes de que pudiera comenzar a trabajar como camarera en un bar cercano.

Después de tres días, uno de los traficantes entró en su habitación y la violó. Durante varios días, la violó repetidamente. “Me obligaba a tomar (marihuana), luego me violaba”, dijo Jumarie, con lágrimas en los ojos.

James dejó en claro que ella le debía $TT 1.000 por el viaje y que tendría que trabajar como prostituta para pagarle.

Le compró unos vaqueros sin espalda y ajustados y se la llevó a un conocido club nocturno de San Fernando frecuentado por hombres, de todos los ámbitos de la vida; con la esperanza de que su dinero les compre un buen momento a las jóvenes que hablan español.

Siempre que Jumarie no estaba dispuesta a cumplir con los deseos de James, él amenazaba con hacerle daño a su familia mientras blandía su arma de fuego, dijo ella.

Jumarie dijo que sabía que tenía que escapar. Un taxista contratado por James para llevarla hacia y desde el club era su única conexión con el mundo exterior. Una noche, ella le preguntó cuánto le costaría llevarla a conocer a una amiga venezolana en Puerto España. Él accedió a ayudarla.

Después de escuchar la historia de Jumarie, su amiga, que determinó que sería demasiado arriesgado mantenerla, se contactó con otra mujer que dio refugio a Jumarie.

Pero parecía que ella no podía escapar del alcance de James. Envió una serie de mensajes amenazadores, mostrando imágenes de los miembros de su familia en Venezuela, dijo.

“No puedes esconderte aquí y no puede esconderte en Venezuela”, le dijo a través de un mensaje de texto.

Jumarie había aceptado inicialmente llevar a los reporteros de Guardian Media a varios lugares donde los hombres habían abusado de ella. Pero el día de la reunión, Jumarie le envió un mensaje de texto a una amiga: “Me he ido. Él me encontrará.

Luego se fue en un barco de Cedros.

Escapando de los captores

Un día de febrero, María escapó de sus captores cuando saltó a través de un baño en un bar en Woodbrook. Corrió tan rápido como pudo, sin tener idea de hacia dónde se dirigía. Se reunió con algunos venezolanos en la calle y pidió prestado un teléfono para comunicarse con un amigo. María terminó en la misma casa de seguridad que Jumarie.

Después de intercambiar historias, María y Jumarie se dieron cuenta de que eran víctimas de la misma banda de tráfico sexual. Incluso se habían alojado en habitaciones separadas de la misma casa en Debe alquilada por el oficial de policía.

La casa de una sola planta, pintada en rojo ladrillo, había suscitado preocupación entre los residentes locales, quienes señalaron que las ventanas de la casa habían sido tapadas y que una robusta puerta de acero mantenía a los ocupantes adentro.

Muchos vecinos contaron a Guardian Media cómo las mujeres de habla hispana salían de la casa por la noche y regresaban a altas horas de la madrugada.

La misma casa fue el escenario de varios incidentes cuestionables durante el año pasado, incluido el video viral de la golpiza que involucró a la mujer venezolana.

Oficial de policía niega participación

Tanto María como Jumarie afirmaron que un oficial conocido como Hemant “Crix” Ramsumair, que tenía vínculos con el oficial de policía conocido como James, alquiló la casa en Debe en la que una vez estuvieron cautivos.

Las personas que viven en el área dijeron que Ramsumair residía a diez minutos de la casa en cuestión.

Guardian Media se acercó a Ramsumair hace unas semanas afuera de la estación de policía de Barrackpore, donde trabajaba. A Ramsumair se le pidió que explicara varios incidentes en la casa, entre ellos la golpiza a la mujer venezolana en octubre pasado y el uso de la propiedad para esclavizar a María, Jumarie y otros.

Ramsumair había estado suspendido durante algún tiempo del servicio de policía debido a un asunto interno y solo recientemente había retomado el servicio. Reconoció que se hizo cargo de la casa hace unos dos años, pero dijo que la abandonó después de la paliza que se capturó en el video viral.

Ramsumair se distanció del supuesto incidente de golpiza en la casa y negó cualquier parte en cualquier red de tráfico de personas que incluya la participación de agentes de policía.

Atribuyó el incidente a nada más que la pelea de un amante. Él dijo: “Esa era la novia del chico y algo sucedió y él no pudo soportarlo y eso es lo esencial”. Es la verdad”

Si bien Ramsumair afirmó haber renunciado al alquiler de la propiedad, los residentes locales contradijeron esa afirmación.

Un familiar del propietario, que reside en Canadá, dijo que había intentado desalojar a Ramsumair durante varios meses sin éxito.

Al preguntarle sobre las afirmaciones de Maria y Jumarie y su terrible experiencia, Ramsumair dijo: “Me gustaría ver eso porque conocía a todas las personas que se quedaron allí”. Ellas eran mis amigos. No pueden decir nada malo. Creo que tengo una buena relación con una o dos de las chicas que conozco que vinieron a Trinidad “.

¿Cuándo se les preguntó si los agentes de policía en el área eran parte de esta actividad ilegal?

Ramsumair dijo: “No, eso no es así. Nunca podría ser así ”.

Ramsumair dijo que nunca había estado bajo ninguna investigación por tráfico de personas.

Ramsumair dijo: “Honestamente, no sé nada sobre eso, esa cosa de la prostitución”. Mi familia me enseñó cosas mejor que eso “.

En los últimos meses, docenas de mujeres venezolanas han ingresado al país con la esperanza de una nueva vida. Muchos han sido engañados en la esclavitud sexual.

A diferencia de Jumarie que escapó, estas mujeres permanecen todavía atrapadas.

https://www.lapatilla.com/2019/05/19/de-tucupita-a-trinidad-tobago-vendida-como-esclava-sexual/

Loading...