Foto de archivo web.

La economía de Delta Amacuro se ha visto aun más deprimida por la situación país. El 80% de los empleos los genera el gobierno, mientras que tan solo un 20%, el sector privado a través de comercios.

Los más afectados por esta coyuntura son jóvenes profesionales o en proceso de serlo. Ellos deben amoldarse a un sistema privado que solamente ofrece tiendas de ropa, zapaterías y automercados; los cupos en la administración están saturados y sus reservas se limitan a estrategias políticas.

El alto costo ha obligado a los comerciantes de Tucupita reducir su personal a más de la mitad. Una tienda del centro de Tucupita, por ejemplo,  anteriormente les ofrecía la oportunidad salarial a 15 personas, pero la crisis redujo la cantidad de puestos solamente a cuatro personas.

Su propietario explica que los altos costos para adquirir sus mercancías, más la de ajustarse a los nuevos salarios ha obligado la reducción de personal. Tras cada pedido, los productos tienen nuevos precios, reveló el propietario del local.

Estos costos no corresponden con el margen de un 30% de ganancias que exige el gobierno, por lo que han tenido que ajustarse para “sobrevivir”.

“Bueno qué más nos queda, ajustarnos para sobrevivir, hacerle caso al gobierno porque si no tú sabes las consecuencias, pero aquí seguimos”, dijo el comerciante que debe pedir la ropa desde Colombia.

Loading...