Jóvenes no avizoran un futuro positivo a pesar del ímpetu de “luchar”, ellos quieren marcharse del país

Los jóvenes menores de 25 años de edad que aún permanecen en el estado Delta Amacuro, consideran que en medio del panorama político y económico por el que atraviesa el país, no avizoran un futuro positivo para ellos.

Bautista Quijada y Verónica González, son dos jóvenes que aún no superan los 25 años de edad. Ellos viven en diferentes sectores de Tucupita y al ser consultados por Tanetanae.com la mañana del jueves 10 de diciembre, consideraron que no ven futuro positivo en Venezuela,  por las constantes trabas que deben afrontar, mientras ven alejar los mejores años de sus vidas.

Bautista Quijada, un joven de 23 años de edad que estudia el PNF en terapia ocupacional en la UTD “Francisco Tamayo”, lamentó que en medio de las diversas carencias por  la que atraviesa Venezuela, él no ve un futuro positivo. Su carrera universitaria se ha visto afectada.

“Nada más con esto de las clases online, eso fue un fracaso. Yo como estudiante no vi mucha vida, eso sería una ventaja para algunas personas, pero para muchos no. En mi caso yo no tengo una tablet ni nada por el estilo que me ayude a estudiar”, reveló el joven de 23 años de edad la mañana del jueves 10 de diciembre del 2020.

Al no tener los medios necesarios para ver clases online, el joven debe caminar desde su casa, que está en la urbanización Delfín Mendoza, hasta la UTD.

Él estuvo trabajando en un establecimiento comercial hasta hace una semana, pero decidió abandonarlo porque solo le estaban pagando 1 millón de bolívares cada 5 días y no tenía tiempo para continuar con sus actividades académicas.

Asimismo, Verónica González, una joven que vive en la comunidad de Los Almendrones de Tucupita, reveló que en enero se va a otro país. Tiene pensado migrar a Brasil o Perú, donde tiene a varios de sus familiares, quienes también huyeron de la crisis.

González está convencida que si sigue en Venezuela desperdiciará sus años de trabajo sin tener nada. Actualmente está por trabajar como cajera en un centro de comunicación ubicado en el paseo Manamo de Tucupita.

Ella reveló que tiene una hija de apenas 2 años de edad, quien ha convulsionados en varias ocasiones, pero no tiene los recursos para poder realizarle los exámenes médicos, por lo tanto, opta por marcharse.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta