Tucupita 10/08/2019 | Prensa VP

A propósito del Día Internacional de los Pueblos Iindígenas, activistas de Voluntad Popular, junto al coordinador regional del partido en Delta Amacuro, Juan Figuera, visitaron el pasado viernes 9 de agosto, a un grupo de hermanos waraos que, huyendo de la miseria y la muerte por falta de atención médica, vienen de las comunidades fluviales para asentarse en el paseo malecón Manamo de Tucupita, a 300 metros de la sede del gobierno regional.

Figuera conversó con líderes de las más de 20 familias, en uno de los seis campamentos que hay en el malecón, que debieron abandonar su hogar, expresándole que desde hace aproximadamente cuatro años, se han agudizado las precarias condiciones de vida en el bajo Delta.

Uno de los testimonios corresponde a Luisa Moya, quien junto a su familia, huyó de Mariusa porque el gobierno los abandonó a su suerte. Mientras uno de sus hijos preparaba crema de arroz, la primera comida en casi 30 horas, ccontó que comen una vez al día cuando logran recolectar dinero, que piden en las inmediaciones del malecón.

Allí han improvisado ranchos a la intemperie que han convertido en su hogar, en los que además viven hacinados más de 60 niños que muestran claros signos de desnutrición y enfermedades de la piel, mientras luchan con la pena de haber visto morir a decenas de familiares y amigos de hambre, y la reaparición de enfermedades como malaria, difteria y tos ferina.

Para Figuera, la crisis de Moya es solo la portada de la tragedia que amenaza con exterminar las comunidades indígenas en Delta Amacuro y en el resto del país, como consecuencia del abandono y falta de políticas públicas al que ha sido sometida la nación venezolana en las últimas dos décadas.

«Veinte años de desgobierno, de saqueo, de corrupción, de robo de recursos que debían ser destinados e invertidos en las poblaciones indígenas, en la red de salud en las zonas fluviales. Hoy nuestros hermanos waraos huyen a Brasil, a Colombia, o a espacios dentro del país donde creen que puedan sobrevivir, pero la realidad es que cuando no hay quien se dedique a atender a nuestros ciudadanos, es poco lo que se pueda mejorar la situación» dijo el líder de VP.

Denunció además, que la población infantil de las comunidades indígenas, entre los cero y cuatro años, no cuenta con partida de nacimiento ni ningún otro documento, porque las autoridades municipales se niegan a prestarles el servicio en los registros civiles.

Figuera exigió a quienes ejercen la autoridad en el gobierno regional y municipal, brindar apoyo y dedicarse a atender a los deltanos, a ejercer el cargo para el que se eligieron. «Trabajen y dejen la persecución a los trabajadores, atiendan las necesidades de nuestra gente y dejen el acoso contra quienes quieren hacer algo por mejorar el país».

Igualmente, Figuera recalcó, que desde la plataforma que lidera Leopoldo López, seguirán denunciando la incapacidad de los gobernantes en la entidad y continuará impulsando el rescate de la libertad, la democracia para poder lograr el proyecto de La Mejor Venezuela y El Mejor Delta.

 

Loading...