Fotos: César Pérez Marcano

A pesar de no representar -en teoría- un problema sustantivo, la fisura sobre el puente de calle Sucre, que va de extremo a extremo de la vía, continúa profundizándose.

Las autoridades han repetido hasta el cansancio que las bases del puente permanecen firmes, descartando el riesgo de un hundimiento, lo que no reduce el temor de los vecinos.

Ahora surge un nuevo problema, la dificultad implícita en la circulación vehicular, que debe aminorar el paso ante el riesgo de ver sufrir el tren delantero.

El problema, por la razón que sea: la posibilidad de desplomarse, la interrupción parcial de la circulación, el daño a los autos, etc., debe ser resuelta antes que se produzcan otras consecuencias que puedan traducirse en perjuicios de orden superior.

Loading...